Lance del Betis-Valladolid de la penúltima jornada de Primera del pasado curso
Lance del Betis-Valladolid de la penúltima jornada de Primera del pasado curso

Incertidumbre

Pocas cosas claras en un Betis necesitado de referentes y noticias positivas
Por  20:04 h.

Uno de los objetivos primordiales de un equipo de fútbol es generar ilusión. Es un deporte, una actividad de ocio. Su escalada en pasión o religión es producto del fervor, de esa capacidad de llevar a la gente que le presta atención al balompié hacia límites lejanos a la razón. Los clubes viven de ello. Fundamentan sus campañas de abonados en estas sensaciones, por ejemplo. El aficionado va al campo soñando en qué hará su idolatrado futbolista, en qué decidirá el partido en favor de sus colores. La incertidumbre es el peor de los enemigos. ¿Qué Betis veremos? ¿Quién lo comandará? Lo poco cierto que se conoce es a través de los medios de comunicación, que no siempre acertamos. De hecho, con las prisas actuales solemos fallar bastante. En el club alimentan esta incertidumbre perniciosa para sus intereses basándose en argumentos aún desconocidos pero que por lo visto son sólidos. Mientras, los béticos no tienen claro nada. Así no hay manera. Ven que su equipo va a tener que ampliar el banquillo de tantos candidatos que han sido sondeados y ven cómo desde la entidad se han vestido de San Pedro para negar a Lorenzo Serra para que al final sea real su llegada. A partir de ahí, difícil creerse algo. La incertidumbre generada acerca del entrenador elegido provoca que sea quien sea el afortunado ya no sorprenderá. O si lo hace, se buscará más qué se esconde tras él que sus verdaderas cualidades. No ha sido la mejor gestión, todo hay que decirlo. Aunque motivos, desconocidos aún, tendrán en el club para ello. Mientras, el bético sigue masticando el descenso sin casi nada que llevarse a la boca. ¿Seguirá Rubén Castro? ¿Se irá Lolo Reyes? ¿Qué pasará con Molina? Y así, con todos. Es cierto que acaba de empezar el verano y aún ni siquiera ha terminado la temporada en Segunda. No hay urgencia real, pero se pierde un tiempo precioso y el bético precisa respuestas. Llegará la vorágine necesaria de nombres y hombres porque el equipo ha de reestructurarse pero el Betis ya ha perdido un tiempo precioso para ir por delante y ha enfadado a más de un rival del año próximo por haber tanteado a sus técnicos con contrato en vigor en momentos realmente delicados. Se espera que Serra ponga orden en la parcela deportiva y que el entrenador que llegue tome las riendas con personalidad. Todo ello tendría que hacer olvidar estas semanas de incertidumbre que no benefician ni al Betis ni a los béticos, hoy perdidos y con ganas de llevarse algún bocado de ilusión a la boca de una vez.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @aybarrapacheco: No quitéis las banderas, por Ignacio Camacho https://t.co/MyOOs4iEXo vía @abcdesevilla - 41 mins ago