A la izquierda, Haro y Catalán; a la derecha, arriba Lopera y Oliver y abajo, Zulategui y Castaño
A la izquierda, Haro y Catalán; a la derecha, arriba Lopera y Oliver y abajo, Zulategui y Castaño

La decisión

El 23-S juega el Betis uno de los partidos más importantes de su presente y futuro, con voz para los accionistas
Por  20:38 h.

A un lado del ring, dos empresarios jóvenes sin tacha que presentan un proyecto de futuro preñado de ilusión; al otro, un procesado por haberle hecho un daño millonario a la institución a la que quiere volver, acusado de incrementar la deuda de esa entidad de manera irresponsable y a quien un juzgado le ha retirado gran parte del poder que detentó durante casi 20 años porque considera que ha podido hacerlo de manera irregular; al costado de éste, un insolvente señalado por una más que posible gestión fraudulenta en pocos meses en el club y envuelto en una dudosa compra perpetrada con el anterior; y junto a uno u otro, que aún no se ha aclarado, un consejero del primero y vicepresidente del segundo que dice desentenderse de lo que hicieron ambos en la sociedad a la que quiere regresar como presidente con esos antecedentes como pasmado directivo y que también aparece en sede judicial acusado por haber contribuido a la pesada losa económica que ha soportado el club en estos años y por la que puede ser inhabilitado en estas semanas. Con nombres y apellidos se presenta diáfano el panorama. Es ahora cuando el bético de a pie tiene que decidir porque sus acciones recuperan el valor que les sustrajo la incontestable mayoría ahora fragmentada. Una ventana para asomarse a un club de presente y futuro con las opciones claras y lejos de una administración judicial que ha jugado su propio partido (acabar con la deuda, principalmente) pero condicionando que los proyectos de futuro tuvieran el alcance que ahora se promete porque el club merece dejar la incertidumbre a un lado y crecer.

Lo que han prometido López Catalán y Haro lo firmaría cualquier bético. Parece una carta de los Reyes Magos con sello postal heliopolitano. Dicen que pueden hacerlo y ya han demostrado en sus compañías que el éxito es su apellido en el mundo empresarial. Castaño vende soluciones caducadas y dice que hará y deshará con la libertad que le conceda Lopera, a quien no se le conoce que haya delegado jamás. Mientras, Bitton le pasa la mano por el hombro a Castaño considerándolo su fiel amigo y habla de una transparencia que sólo se logró en el Betis cuando fueron desalojados y se comprobaron, como se juzga ahora, las tropelías que desarrollaron en su gestión.

Si para la junta del día 23 de septiembre las opciones son las anteriormente reseñadas la verdad es que no hay color. Bueno, sí, dos. El verde y el blanco porque todo aquel que pueda opinar debe hacerlo en favor del Betis desempolvando aquellas acciones heredadas de los abuelos y guardadas en un cajón porque no daban ni para asistir a una asamblea, dando un paso al frente para posicionarse en A o B, puesto que no hay grises en esta contienda, y preguntando y exigiendo verdades a los candidatos para no volver a caer en la frustración. Si existieran dos posibilidades limpias y que apunten a prosperidad, habría debate. En este caso es evidente lo que proponen cada una de ellas.

Lopera, Oliver, Castaño. Una terna que causa inquietud al bético de a pie, a quien le gustaría estar sólo pendiente de si Rubén Castro va a marcar ante la Real, si Joaquín es el que era o si Ceballos rendirá en Primera como en Segunda. Sin embargo, el panorama es el que es y la decisión está en manos de quienes quieren al Betis. Es su momento. En estas semanas habrá de todo: declaraciones cruzadas, acusaciones más o menos fundadas, decisiones judiciales… Hasta partidos de fútbol. Algunos querrán incluso que pierda el Betis para beneficiar a sus intereses pudiendo utilizar la derrota como ariete, desgraciadamente. Y nada de eso lo merece el bético, que quiere paz, prosperidad, un equipo fuerte, que se acaben los sainetes, que el protagonismo esté en el campo y no en sede judicial y que el ahora vaya pareciéndose a ese futuro lleno de ilusión con el que cualquiera sueña para sus colores.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @juliolleonart: Pido perdón al resto de españoles porque mis conciudadanos valencianos hayan mandado a este execrable ejemplar al Senado… - 46 mins ago