Lolo Reyes, rodeado de niños
Lolo Reyes, rodeado de niños

Niños

Homenaje en el Villamarín a los más pequeños, los grandes perjudicados de horarios y bunkerización de los clubes
Por  16:01 h.

Los clubes tienen dos canteras. La que se forma en sus campos y la que se adiestra en sus gradas. Una servirá, filtro tras filtro, para alimentar al primer equipo de futbolistas que puedan llevar lejos su emblema. Otra, para convertirse en esos fieles que le dan sentido a este negocio, a esta pasión. El Betis piensa en ellas. Las valoraciones sobre lo que se trabaja en las instalaciones de Heliópolis las pueden realizar especialista más reputados que un servidor. Aquí queremos tratar la cantera, digamos, externa. El Betis quiere que sus niños se acerquen a él. Ha sido el leit-motiv de su campaña de abonados. Enganchar a los pequeños para que traigan a sus padres. O viceversa. Facilitar la llegada de esos padres al fútbol, de esa puerta abierta a la herencia de lo que más se quiere. La respuesta ha sido sensacional. No se queda ahí el club bético. Estamos en la “Semana del niño bético”, preñada de actos que hacen que los chicos que laten ya en verdiblanco sellen su compromiso ya casi de por vida. Entrenamientos especiales, una rueda de prensa con preguntas de niños, firma de autógrafos, globos, pintacaras, etc. Y las entradas más baratas. Ojalá el tiempo responda y el Villamarín pueda ser una fiesta. Porque los niños han sido los grandes perjudicados de este universo del negocio que se ha convertido el fútbol. Mientras los clubes se han ido bunkerizando y perdiendo su identidad a base de cerrar puertas y dificultar el acceso a los ídolos de los niños, la Liga de Fútbol Profesional alejó a los pequeños de los estadios con horarios indignos. Bueno, no sólo de los estadios, sino de la propia televisión, ya que muchos de estos pequeños fieles andaban ya soñando cuando llegaba el descanso de los choques. Ojalá esta vuelta a los orígenes sea permanente y no se reduzca a ocasiones concretas. Los clubes viven de su gente. Las tradiciones se heredan, incluso cuando los resultados no son los mejores, pero cuantas más facilidades haya, los niños se sentirán mayores protagonistas de un juego que es el suyo, no nos olvidemos, porque el fútbol engancha cuando los pequeños patean balones por las calles (imaginarios o reglamentarios) tratando de imitar las jugadas del Rubén Castro que le toca en su época.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @Orgullo_Nervion: Del Nido volvió al Sánchez-Pizjuán cuatro años después https://t.co/FPfm8q9kpU #SevillaFC - 1 hora ago