El consejo presidido por Juan Carlos Ollero, al acabar la Junta Extraordinaria (Foto: Raúl Doblado)
El consejo presidido por Juan Carlos Ollero, al acabar la Junta Extraordinaria (Foto: Raúl Doblado)

El perjudicado es el Betis

La fragmentación interna supone una decepción tremenda para todos los que votaron unión
Por  1:41 h.

Vergüenza. Con apellidos como indignación, fracaso, desengaño, decepción, hastío, incredulidad… Y los que ustedes quieran. Así se sienten los béticos. Estafados en su ilusión, necesitados de explicaciones, desapegados del proceder de su club. Hace un mes y medio renovaron sus votos para constituir una directiva de unión y de progreso, de esperanzas de un Betis grande, de proyectos y expectativas. Y de unión. Y eso es lo primero que ha saltado por los aires. Parece que sólo tenían en común al enemigo y han tardado poco en fragmentarse para resucitar a los derrotados por la mayoría verdiblanca. Un ejercicio de irresponsabilidad tremendo el de un consejo de administración que no ha sabido responder a lo que su gente le pedía, a lo que los béticos demandaban. Simplemente fichajes. Un fichaje en concreto. Y un entrenador. Era un día para trabajar por el Betis y no para alimentar sus rencillas. Cierto que fueron a por lo mejor que podían conseguir en un mercado tan puñetero como el de enero pero también lo es que el castillo era de naipes y se ha caído en el peor momento, frustrando hasta ahora no sólo la operación de Damiao sino la confianza de quienes hasta hicieron apostolado por ellos y ahora se sienten engañados. Y con razón. A veces da la sensación de que el Betis es algo imposible, de que su clase dirigente no se da cuenta de lo que tiene entre manos. Tantas veces ha caído en la misma piedra que resulta lacerante ver cómo la historia se repite con diferentes caras. Llega uno a pensar que no hay solución, que el Betis vive en esta fractura porque todos quieren un pedazo del protagonismo, porque nadie quiere abandonar su trincherita y prefieren tirar de la cuerda antes que poner su ladrillo para que el edificio sea sólido y estable. Como si no les importara si el barco se hunde cuando si naufraga, lo hacen ellos también. Todos tendrán razón ahora pero en realidad la han perdido. Nadie piensa en el Betis. O todos lo hacen pero de manera tan diferente que al final le hacen daño. Y los hay irreparables, como los que está llegando a perpetrar este consejo con su desunión manifiesta y corrosiva. Todos son culpables. Todos son responsables. En ellos está la solución. Y si no la encuentran, que dejen paso a otros.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @Orgullo_Nervion: #SevillaFC: dos triunfos (en tres partidos) para colocarse como el mejor de la historia https://t.co/jZ8WQf0xAs vía @O - 51 mins ago