Una jornada menos

Por  14:37 h.
Un punto más, una jornada menos. El objetivo al que obligan las circunstancias está más cerca. La salvación sigue al alcance, en la mano bética. Es lo que queda, es lo que hay. Al menos el Betis muestra un fútbol más que aceptable a ratos y una actitud ayer encomiable, pero sólo la sacó a paseo en la segunda mitad. Sergio García transformó la queja en esperanza con su gol al filo del descanso y eso fue definitivo. Convenció el catalán con su tanto a una grada hasta entonces indecisa. No sabe aprovechar el Betis esa enorme ventaja que es jugar en casa, en esta casa. Lleva tres meses sin hacerlo, demasiado tiempo.
La actitud, sin embargo, no puede ocultar la aún peligrosa realidad. Resta una jornada menos, faltan trece, pero el Betis está igual de lejos y de cerca de los puestos de descenso que la semana pasada. Se acabó la dichosa cordillera del calendario con un balance bastante más positivo que el de la primera vuelta, pero las valoraciones no sólo pueden ceñirse a estos cuatro partidos, sino al diez de 39 que lucen los de Chaparro últimamente. Además, habría que preguntarse qué tipo de «Tourmalet» se habrían encontrado los verdiblancos si sus cualificados rivales no hubieran tenido siempre escollos intersemanales (el Sevilla, la Copa; el Barcelona, partidos de selecciones; y el Villarreal, la Liga de Campeones) porque el único que tuvo siete días le goleó. Ahora toca el Mallorca, que también anda liado con la Copa. Buen presagio para obtener un resultado salvador.
El empate deja sin efecto los debates sobre el entrenador. Más bien los aplaza. Con el 0-2 sí hubo quejas en la grada hacia un Chaparro que no apareció por su área técnica hasta el minuto cinco, cuando Cazorla empezó a poner las cosas feas que luego se arreglaron porque la actitud del equipo volvió a salvar a su entrenador. El equipo que salió al campo con la preparación de su técnico fue un pelele en manos del Villarreal. Luego, el amor propio y la calidad de algunos componentes de la plantilla tiraron del carro. Hasta que no haya una reacción completa en forma de resultados enlazados no se pensará en asuntos diferentes al inquilino del banquillo. El trianero sigue cuestionado porque la clasificación continúa diciendo que el Betis está en una situación peligrosa, impropia de tal plantilla, de un equipo que juega así. Una jornada menos.
Redacción

Redacción