La mayoría de jugadores del Betis se acercó al Gol Sur para agradecer el apoyo durante el partido (Foto: Raúl Doblado/ABC)
La mayoría de jugadores del Betis se acercó al Gol Sur para agradecer el apoyo durante el partido (Foto: Raúl Doblado/ABC)

Betis: las plazas europeas y el hambre de Carpanta

Los que aprovecharon años atrás la falta de competitividad del pelotón, ven ahora cómo se les multiplican los rivales jornada a jornada
Por  10:23 h.

En los días previos al derbi en el Sánchez-Pizjuán, Lorenzo Serra Ferrer decía tener la sensación de que estaba próximo el cambio de ciclo en la hegemonía futbolística de la ciudad. Aquello era un pálpito, como el que le susurraba al oído, y él le ponía altavoz, de que esa vez sí iba a ver derbi. No hubo derbi, como con elegante ironía resaltó tras el partido, y es posible que no haya un cambio de ciclo sólo circunscrito a Sevilla, sino a LaLiga. Quienes se beneficiaron los últimos años de la falta de competitividad del pelotón, esta temporada ven como se le multiplican los rivales jornada a jornada.

Hasta siete equipos persiguen las plazas europeas. Dos, habituales en las pernoctaciones, Villarreal y Sevilla; otros dos que las disfrutaron aunque no tan a menudo, Real Betis y Celta; el Getafe, que hace un decenio le hizo cosquillas al Bayern Múnich nada menos que en una semifinal y un dueto de rebeldes, Girona y Eibar, que no han estado ni de Erasmus. Y al igual que en el grupo de aspirantes hay de todo, también es diferente la velocidad que llevan, la moral de que gozan, los partidos que le restan y hasta el hambre que tienen, con lo importante que es en el fútbol el espíritu que rezuma la lucha de Carpanta por trajinarse el pollo de granja.

Nueve partidos restan, muy pocos puntos los separan. Villarreal y Sevilla son los que peor calendario tienen (en el caso sevillista, lastrados además los tobillos del «único once» por la final de Copa y la eliminatoria contra el Bayern), acaso por parecidos: han de enfrentarse al Barcelona y al Real Madrid y también entre ellos, en un choque con mucho en juego en el Sánchez-Pizjuán. Mejor a priori es el de Gerona y Betis, muy especialmente para el lanzado conjunto catalán, aunque los de Setién gozan de una particularidad: de aquí al final de competición pueden ir avanzando y apuntalando su camino para prevenir derrumbes, pues se enfrentará a competidores directos, a los que de ganar dejará en la cuneta. Y uno de ellos será el Sevilla, en un penúltimo partido liguero al final de la Palmera que no va a ser, precisamente, una pelea de almohadas entre hermanos

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla