Lorenzo Serra Ferrer, Joaquín, Setién, Ángel Haro y Adán, en la comida de Navidad del Betis (J. J. Úbeda)
Lorenzo Serra Ferrer, Joaquín, Setién, Ángel Haro y Adán, en la comida de Navidad del Betis (J. J. Úbeda)

Brotes verdes en el Sevilla, glóbulos rojos en el Betis

Conforme más derbis se han vivido, menos seducción provocan, acaso porque los aficionados más veteranos temen las cicatrices que pueden dejar
Por  9:42 h.

No estoy seguro de que el derbi de hoy en el Ramón Sánchez-Pizjuán sea considerado por todos los sevillistas y los béticos como el mejor regalo del día de Reyes. Es más, me atrevería a decir que el fervor que despiertan estos partidos es inversamente proporcional a la edad del aficionado. Conforme más enfrentamientos de eternos se han vivido, menos seducción provocan, acaso porque más allá de la pugna deportiva y del resultado, trascendiendo a las bromas de antes, durante y después del partido, los veteranos temen las cicatrices que pueden dejar en el ámbito familiar, en el de las amistades o incluso en el corazón propio. Así que para los más jóvenes, lo de hoy en Nervión será una fiesta bizarra y para los menos jóvenes, una visita al dentista. Nada mejor para atemperar ánimos ante este tipo de confrontaciones fraternales que tomarlo todo con buen humor. Ese que nos permitirá una sonrisa, y no un conato de enfado, si, por ejemplo, aceptamos que en Cádiz al Sevilla se le vieron brotes verdes y que en el último partido liguero del Betis, el recuento de glóbulos rojos dio resultados muy altos. Otra forma de decir, sin miedo a los talibanes del color, que a los de Montella se le vieron muestras de mejoría y que el grupo de Setién le sobra ya sangre para mantener la tensión competitiva.

No caeremos en el tópico de afirmar que en los derbis no hay favoritos, porque sí los hay. Otra cosa es que el agraciado con el apriorismo no lo demuestre donde únicamente vale, el césped. Presupuesto, clasificación, estadísticas caseras y foráneas y alguna variable más señalan al Sevilla como favorito para hoy. Es cierto que, a diferencia de temporadas anteriores, el enfrentamiento de esta noche se presenta mucho más parejo. Que el aserto de Serra, “este año va a haber derbi”, se corrobore con los hechos sería una buena noticia para un proyecto como el bético en plena formación. Quique Setién y su segundo, Eder Sarabia, sancionados, serán los grandes ausentes hoy en Nervión. Esperemos que sea lo único que se eche en falta y sobren lo buenos modos en el terreno de juego y en las gradas. La ciudad y los Reyes Magos no se merecen menos.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla