José Miguel López Catalán y Ángel Haro
José Miguel López Catalán y Ángel Haro

A buenas horas, mangas verdes éticas

Raro resulta que Oliver, tan desahogado como es, no haya aprovechado las presentaciones de Serra y Alfonso para montar otro show
Por  10:32 h.

Ángel Haro presentó a Lorenzo Serra como vicepresidente deportivo del Real Betis y Rafael Salas a Alfonso Pérez Muñoz como Director de Fútbol de su proyecto. Raro resulta que Luis Oliver, tan desahogado como es, no haya aprovechado para montar otro show vintage. La mirada atrás de presidente y aspirante busca tocar las trece barras que a modo de fibras hacen funcionar el corazón de los béticos. Serra salió del Mallorca dos días antes de que entrara Alfonso y tres años después siguen sin cruzarse. La etapa balear no figura precisamente destacada en sus curriculos: ni el ex técnico pudo regenerar un club roto en lo deportivo y en lo social ni el ex jugador hacer carrera como segundo entrenador del filial, al que ha dejado el 13 en la clasificación del grupo III de Segunda B.
Rafael Salas acusó al poder de jugar sucio, pero se equivocó.
Simplemente juega, mientras él no puede hacerlo. Lo sabía de sobra cuando decidió dar el paso, por cierto sin abandonar su puesto en el Consejo, lo que lo convertía en un quintacolumnista. Que se reprochen falta de ética resulta cómico, porque eso no existe desde hace muchísimo tiempo por Heliópolis. Hay intereses y bien está que cada cual defienda los suyos sin necesidad de apelar a Aristóteles.
La única baza electoral que le queda al aspirante es mantener fresca en la memoria de los pequeños accionistas la malísima temporada del equipo o el segundazo del basket. Pero eso es basar toda su estrategia en los deméritos ajenos y no en los méritos propios. Conforme la otra parte cierre fichajes o acuerdos, su candidatura se irá debilitando. La ilusión que genera el futuro suele ganar al mal recuerdo del pasado.
Además, de ganar, no pasará de ser, por mucho que se matice, el gestor de un proyecto ajeno.
Dado que ambos coinciden en señalar a Quique Setién como un buen entrenador, en desear la permanencia de Dani Ceballos en el club y en conservar la corbata verde como señal identitaria de la presidencia, lo mismo podrían cruzarse ideas y avalar las que se compartan, con vistas al 30 de junio, el día después. Pero eso sería pensar en el Real Betis y no sé, no sé…