El día que Ayala pudo ser del Betis

Por  21:43 h.

Si no fuera porque el Betis es una cosa muy seria, mucho más de lo que creen quienes ahora lo gobiernan, la cosa sería para espurrear la risa y usar algunas de las cosas que pasan en la entidad bética para pergeñar los guiones de la farándula cómica televisiva. Lo malo es que es la imagen del club la que se resiente y que lejos de confinar el burro vestido de verdiblanco en una cuadra de Elgóibar, como muy cerca, lo sacan a pasear por toda la geografía española.

Desvelaba hace unos días el doctor Víctor López, ex consejero del Real Betis, las circunstancias en las que se cerró el fichaje de Joaquín por el Valencia y la ridícula intervención de José León en el curso del almuerzo entre los consejeros béticos y valencianistas, en el que terminó siendo el salero con que todo el mundo amenizó la comida. Pero para los que no lo conozcan, dejemos que sea el doctor Víctor López quien lo cuente, tal como lo transcribía la página Betisweb:

“El traspaso de Joaquín se realizó durante el primer partido de liga que enfrentaba Valencia-Betis. Yo iba de consejero delegado y recibo una llamada del abogado del Valencia, Sr. Trenor, indicándome que el Sr. Lopera no se pone al teléfono y le remiten a mí. Hablo con Lopera y le pregunto de que va el tema. Me comenta que él no vende a Joaquín si no lo avala el padre del presidente del Valencia, Sr. Soler. Conociendo el problema hablo con Trenor y Soler y les comento que en justa reciprocidad como el Sr. Lopera avaló con su patrimonio el fichaje de Oliveira solicitaba el mismo trato y era necesario el aval del padre de los Soler. Llegamos a un acuerdo y quedan cerrando el contrato telefónicamente el Sr. Lopera y los abogados del Valencia. Nos vamos a comer y al Sr. León le sale la vena autoritaria y le comenta al Sr. Soler que no se equivoque, que el Presidente y el que manda en el Betis es él, que lo que diga Lopera poco importa y que si no viene Ayala al Betis, además del dinero de Joaquín, no hay operación. Nos quedamos estupefactos el Señor Soler, María José Claramunt (adjunta a la presidencia) y yo y tengo que mandarle un SMS a la señorita Claramunt (la tenía a medio metro de distancia) diciéndole que el Sr. León tiene el mismo poder decisorio en el Betis que los camareros que nos servían la paella (ella se lo comunica al Sr. Soler) y aunque sigue insistiendo machaconamente sólo logra generar sonrisas entre los comensales béticos y valencianistas. Al día siguiente ya estaba Joaquín en Valencia pasando reconocimiento médico y el Betis con una de las operaciones financieras más rentables de las últimas décadas”.

¿Es o no para troncharse?

{moscomment}

Redacción

Redacción