El eje del club

Por  1:03 h.

Gira la actualidad del Betis en torno a Luis Fernández, como si el hispanofrancés se hubiera convertido en el eje no ya del equipo sino del club. Recluido en sus cuarteles de las cuatro estaciones Ruiz de Lopera, convertido José León en eco de lo intrascendente, sin nada que decir el director deportivo, envueltos en el tópico los jugadores y en el gris los resultados, sólo las palabras y actitudes del técnico y la voz imposible de censurar de la afición certifican que hay vida el año del Centenario.

Cierto es que son tiempos difíciles, que ni ironías se le pueden echar al del otro barrio de tan rápido como va, que lo mejor es que esto acabe pronto y que lleguen rápidas las chanclas, las sombrillas y hasta la visita del suegro, pero en cualquier caso resulta triste que la rica vida interior que tuvo siempre el club verdiblano se quede ahora reducida a los exabruptos demagógicos de un técnico que olvidó hace tiempo que la mejor defensa de su trabajo no está en lo que salga de su boca sino en lo que señalan los marcadores al final de los partidos.

Queda una dura tarea por hacer, pero dudo de que se acometa. No ya porque falte voluntad, que falta, sino porque además para hacerlo se necesita alguien competente, formado no sólo en la universidad de la vida, sino también en la de los libros, que ejerza de timonel sin encerrar cada noche en la sentina al resto de la tripulación porque no se fía de ella. Uno sigue echando de menos a mucha gente competente que hay en el seno del club, aunque comprendo que no se quieran alinear con quienes tienen la voz cantante. Para hacer el ridículo siempre hay tiempo.

Redacción

Redacción