El presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), Francisco Roca, durante la asamblea general de la ACB celebrada hoy en Madrid en la que se estudia la admisión del Betis en la Liga Endesa tras un auto judicial que así lo pide (foto: EFE/Mariscal)
El presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), Francisco Roca, durante la asamblea general de la ACB celebrada hoy en Madrid en la que se estudia la admisión del Betis en la Liga Endesa tras un auto judicial que así lo pide (foto: EFE/Mariscal)

Espectacular «alley-oop» del Real Betis a la ACB

Una vez en el calendario de la próxima Liga, hay que conseguir no perder en la cancha lo que de manera tan brillante se ha ganado en los despachos
Por  10:08 h.

LA ACB ha inscrito al Real Betis Energía Plus en la Liga Endesa 2017/18. Lo ha hecho porque no ha tenido más remedio y no por propia voluntad, quede claro. Un juzgado, el 23 de Primera Instancia de Barcelona, exigió que lo hiciera de forma cautelar. Eso ocurrió porque el juez no sabía aún que era del Real Madrid, como afirma Florentino que le sucede a millones de personas, pero tampoco del Barcelona, ni del resto de clubes que obedecen a los amos del cotarro. Es un tipo que se pone la toga por los pies y que mandó a hacer puñetas para sus bocamangas a esos intrusos que confiados en su poder habían oficiado de jueces y partes.

Desde ahora, hacerle un «alley-oop» a la ACB desde la línea de 6.75 va a ser «hacer un RBEP», tal ha sido el memorable trabajo de los juristas del Betis que ha dejado a los clubes rebeldes y a los barandas de la patronal baloncentística no sólo sin posibilidad alguna de reacción, sino con el estigma de ver como el juez les amonesta por lo que considera «una carencia de buen derecho» en las últimas asambleas, una forma benévola de decirles que son unos impresentables.

Particularmente triste ha sido el papel de Málaga en todo este asunto. El representante del Unicaja votó en contra de la inscripción bética. A eso se llama solidaridad autonómica. Si en vez del Betis hubiera sido un club catalán, vasco o madrileño el que hubiera necesitado los votos ni Real Madrid, ni Barcelona, ni Juventud, ni Basconia, hubieran dejado tirado a su paisano. Es más, uno apostaría que de haber sido los malagueños los que se pasearan por el alambre, el club verdiblanco no se hubiera alineado con los que hubieran deseado arrojarlos al vacío.

Una vez en el calendario de la próxima Liga, hay que conseguir no perder en la cancha lo que de manera tan brillante se ha ganado en los despachos. Resulta poco tranquilizador que quienes se ocupan de confeccionar la plantilla son los que la llevaron al desastre la pasada temporada. Descender al equipo por primera vez en la historia puede excusarse; rematarlo en la segunda no tendría nombre. Y menos cuando el que pasaría otra vez por el aro del descenso sería el del Real Betis Balompié.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla