Serra Ferrer es recibido en el aeropuerto de San Pablo (Foto: Rocío Ruz)
Serra Ferrer es recibido en el aeropuerto de San Pablo (Foto: Rocío Ruz)

La incorporación de Serra

La llegada del balear, primer acto de campaña
Por  11:14 h.

«JA sóc aquí», dijo Tarradellas, no el de la pizzas congeladas y el fuet, sino Josep, allá por 1977, cuando retornó a España para presidir la Generalidad catalana. No sé si en mallorquín se pronuncia igual, pero bien pudo gritar lo mismo Lorenzo Serra Ferrer ayer desde lo alto de la puerta de cristales del Benito Villamarín, participando la buena nueva al beticismo. El lunes lo presentarán como lo que fue, un crack en el banquillo bético, acaso el mejor entrenador de su historia, aunque en esta nueva etapa su sitio no estará en el césped, sino en el piso superior del duplex que ocupa la dirección deportiva. El Real Betis está ya en campaña electoral. Al contrario que en el mundo de la política, donde el personal traga multitud de promesas, en el fútbol sólo se fía de los hechos (¡buen lema sería ese de no estar tan desprestigiado por Heliópolis!) y la mejor forma que tiene el poder de tomar la delantera al aspirante a la presidencia, Rafael Salas, es la de ilusionar al aficionado con fichajes.

A la incorporación de Serra se unirá pronto la de Sergio León y quién sabe si también la del nuevo entrenador. Cuando el opositor abra la boca para definir su proyecto, ya lo tendrá semihipotecado con la política de acciones consumadas de la otra parte. Un hábil movimiento, otro más, de Ángel Haro, que tira el fuera de juego mejor que todos los defensas de su plantilla. La llegada de Serra Ferrer supone un tirón de orejas público a Miguel Torrecilla, que verá notablemente recortada su capacidad de decisión. Se ha equivocado mucho esta temporada y ahora lo paga perdiendo poder. Su nuevo jefe es una garantía de beticismo, de exigencia, de rigor y de ambición, pero ir más allá en la reseña de sus virtudes resulta arriesgado, porque teniendo manos libres en el Mallorca para hacer y deshacer, su gestión no mejoró precisamente lo hecho en el Betis los últimos años y resulta innecesario recordar lo desafortunada que ha sido esta. Decía el de Sa Pobla que el objetivo de todos por Heliópolis será poner al club a la altura de afición. Muy alto se ha puesto el listón.

 

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla