Lopera va a estar en la cresta de la onda

Por  14:06 h.

Ojú. Ruiz de Lopera ya ha anunciado que la radio del Betis -¿del Betis?- va a empezar en nada sus emisiones y que tras el tararí de la primera sintonía por las ondas se va a saber toda la verdad del mundo mundial. Eso sí que es empezar la transformación de la sociedad por los cimientos. Lo primero, la radio, con Pepe León convertido en un Matías Prats de los informativos verdiblancos, aprovechando la gran credibilidad que tiene en el beticismo. Aunque el plato fuerte de la programación serán los partes del consejero delegado, que menudo juguete va a tener en sus manos. A poco que le coja gusto a la cosa y con la acústica del teatro San Fernando que tiene construido en Jabugo street, Lopera se va a convertir en un nuevo Queipo de Llano de las ondas y sus proclamas en género a estudiar en las facultades de periodismo. Ya puede irse preparando esa oposición que desde la añoranza del Villamarín a la certeza de que otro Betis es posible lo tiene tan harto que hasta le hace enseñar el carnet de socio de los setenta como si hubiera sido confeccionado en papiro y tuviera rango de arqueológico. Para un club con cien años de historia eso fue anteayer. Lo que no está claro es el programa que conducirá en la radio Héctor Cúper. Descartado una especie de “tio Pepe y su sobrino” con Gregorio Conejo haciendo de sobrino y de lo que haga falta, será necesario crear un espacio en la que abunden los silencios. La hora de la siesta no sería mala para emitirlo. Al argentino ni le gusta hablar ni tiene intención alguna de meterse a la prensa en el bolsillo. En Jerez ha concedido un plan de acceso informativo al grupo que parece sacado de los servicios mínimos de un colectivo en huelga. Siguen sin enterarse de que a quien castigan es a la afición. Lo malo es que en el campo tampoco hablen. Eso no sería ya castigo sino tortura.

Redacción

Redacción