No se merecen propinas

Por  2:46 h.

Fernando Vega puso el dedo en la llaga pero no hurgó en ella: “No me gusta que se dé publicidad al tema de las primas”. Si llega a hacerlo posiblemente habría completado así la frase: “porque algunos podrán pensar que nos esforzamos por el dinero y no porque es nuestra obligación”. Tiene razón el defensa, aunque el problema no esté tanto en que se sepa que Lopera se rascó el bolsillo por la victoria sobre el Madrid, sino en la existencia misma de la prima. Si se considera necesario incentivar a un plantel que no está dando alegrías precisamente, ¿qué es lo que les entra en la ficha a los jugadores? ¿Sudar?

Me niego a creer que los profesionales béticos no hubieran actuado igual ante el Madrid de no haber mediado la oferta del máximo accionista. Nadie en el césped se recrea en lo que percibirá extra si gana ni trabaja en función de si ese día tiene incentivo o no. Pensar lo contrario resultaria injurioso. Pero es que quien cree en el poder revulsivo del dinero está precisamente creyendo lo contrario. Si no, no lo ofrecería. No será su intención, seguro que no, pero el mensaje que lanza a la afición no ayuda a esta a reconciliarse con el grupo. Esta semana se juega frente al Mallorca. ¿Si no hay extra y se pierde, qué conclusión sacará el aficionado?

Desde hace ya varios años las primas por objetivos globales, tan comunes en el mundo de la empresa, están sustituyendo a aquellas antiguallas de los premios por ganar tal o cual encuentro o por encadenar un par de triunfos consecutivos. Los profesionales se merecen ser partícipes de la riqueza que generan. No las propinas.

Redacción

Redacción