Joaquín celebra el primer gol anotado ante el Deportivo de La Coruña (Foto: Juan Flores)
Joaquín celebra el primer gol anotado ante el Deportivo de La Coruña (Foto: Juan Flores)

Renovarán dos años a Joaquín, él lo hace de por vida

Al portuense no se le ve en un despacho, sino haciendo Betis con esa capacidad que tiene para despertar admiración hasta en terreno hostil
Por  12:09 h.

Cuentan en Milán, que con Gennaro Gattuso en activo la llegada de los nuevos jugadores a la plantilla rojinegra era todo un espectáculo. El centrocampista, ejemplo vivo de cruce entre neandertal y cromañón, se encargaba de darle la sagrada camiseta al nuevo y lo hacía con tanta pasión que en poco se diferenciaba de sus habituales trifulcas con los rivales en el césped. Joaquín Sánchez no coge por las solapas a los nuevos compañeros, sino que les regala una sonrisa. Y luego, sobre el terreno de juego, les enseña cómo se defiende el escudo de las trece barras, muy por encima de lo que dicta el sentido común para alguien que ha cumplido ya 36 años. Como Gattuso, el portuense no escatima una gota de sudor, pero a diferencia de él, cae bien a todo el mundo; no sólo eso, lleva camino de convertirse en un fenómeno social por su simpatía, compromiso y solidaridad.

El último gesto que ha conmovido al beticismo ha sido su entrada en el accionariado de la sociedad verdiblanca. Un millón de euros ha puesto encima de la mesa para convertirse en uno de los máximos accionistas de la entidad. Ha explicado Joaquín que quería de esa forma devolver al club lo mucho que este hizo por él, expresar su agradecimiento a la afición. Pero en su decisión hay también mucho de encadenamiento voluntario, de serle fiel ahora al Betis en la enfermedad, y en su momento cuando goce de salud, de ser él parte de ese «cuadro médico» que lo cure, bien liderando desde el césped su resurgir deportivo, bien poniendo las bases para ello desde algún puesto al final de la Palmera, cuando las botas le exijan un más que merecido descanso.

No esconde el portuense que le gustaría ser presidente, pero uno no lo ve en un despacho, con el desgaste que supone la gestión. Comunicador extraordinario, relaciones públicas sin igual, el sitio de Joaquín está en la calle, en las cadenas de televisión, en las radios, en los actos solidarios, haciendo Betis con esa capacidad que tiene para despertar admiración hasta en terreno hostil. Anunciaba Haro hace unas horas la ampliación del contrato del jugador. El club le firmará dos años, él ya lo ha hecho de por vida.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla