Setién, flanqueado por Serra y Haro (Foto: Juan Flores).
Setién, flanqueado por Serra y Haro (Foto: Juan Flores).

Tomando posición en el capital, ojalá en el césped

La venta de acciones comparte protagonismo con el partido del equipo en Málaga
Por  12:03 h.

DIECIOCHO personas, diecisiete de ellas con nombre y cara, una como el fantasma de la Ópera, deslizando su sombra por los pasadizos secretos del Benito Villamarín, adquirieron acciones en el tramo caro de venta de las mismas, vedado a tiesos sobrevenidos o de fábrica. Más sorpresa causó la ausencia de «notables» (y suspensos) en la lista de adquirentes que el paso adelante de algunos voluntarios como Serra Ferrer o Joaquín, que en principio no daban el perfil de compradores en esta fase de puesta a disposición del beticismo de las acciones adquiridas a Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver. De estos dos últimos, de Manuel Castaño o de Hugo Galera, por poner un ejemplo, a los que se presuponía participantes, nada se supo. Debieron de pensar que para quedar en minoría era absurdo tanto derroche de amor, cuanta locura. Veremos si acuden al reparto de los títulos baratos.

Queda aún un 8% de capital social del tramo «caro» por adjudicar. A su adquisición sólo podrán optar los que ya se han retratado en la primera fase. Una vez distribuidas las acciones, acaso pueda visualizarse con mayor claridad quiénes se convertirán en pilares, quiénes en contrafuertes y quiénes en simples arbotantes de una estructura que, parafraseando a la España de Alfonso Guerra, lleva camino (ya se verá si para lo bueno, lo malo o lo regular) de no conocerla ni la madre que la parió.

Y mientras en la bolsa verdiblanca se toman posiciones, el equipo se pone a punto para el partido del lunes en Málaga. También son 18 profesionales, como los accionistas de posibles, los que preparan el choque, ya que de los 21 integrantes del plantel no se puede contar con los lesionados de larga duración, caso de Sanabria, Campbell y Guardado. La ausencia del mejicano, unida a la probable de Javi García, se va a convertir en un problema añadido para un Quique Setién que se juega mucho en la cita de La Rosaleda. Tendrá que reconstruir el centro del campo y lo deberá hacer tratando de asegurar la contención y la expansión, esa bisagra que en las últimas semanas tanto está chirriando en el Betis. Málaga será el lunes para local y visitante, una cuerda floja. Sin red.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla