Oliver, en una entrevista sobre el Betis (Foto: Juan Carlos Rangel)
Oliver, en una entrevista sobre el Betis (Foto: Juan Carlos Rangel)

Betis: tener al enemigo en casa

"El presunto delincuente y saqueador no puede ser ahora un santo, alguien inocente. No lo es, de hecho, ahí está la Justicia para indicar lo contrario"
Por  13:32 h.

Poco a poco se van conociendo los detalles del pacto entre el Betis y Bitton Sport, aunque parece que todavía se nos escapa algo para opinar igual que los rectores verdiblancos que lo han firmado. Para ellos, sobre todo para Ángel Haro y José Miguel López Catalán, el acuerdo es una jugada maestra, un paso importantísimo para que el Betis, de una vez por todas, sea libre y de los béticos. Quizás sea así, no tengo toda la información todavía, pero lo cierto es que me cuesta creer que el club puede ser de los béticos si dentro está el enemigo. Porque lo que sí tengo claro es que ellos, los que mandan ahora, habrán firmado una cláusula de no agresión hacia los miembros de Bitton, pero eso no significa que al resto nos tomen por tontos. El presunto delincuente y saqueador no puede ser ahora un santo, alguien inocente. No lo es, de hecho, ahí está la Justicia para indicar lo contrario. Luis Oliver llegó al Betis con la clara intención de aprovecharse de la entidad y no sólo lo hizo, sino que ahora, de premio, le van a dar diez millones de euros. Parte ésta que hasta podría dar por buena si eso significara que se acabara todo este embrollo -cosa que no va a ocurrir-, pero lo que es inadmisible es «pactar con el diablo», como ellos mismos lo calificaron. Es increíble que lo metan dentro del club.

Porque si se le denunció por todas las actuaciones que llevó a cabo en apenas seis meses, qué pinta ahora su hijo dentro del club paseándose y malmetiendo. Porque si hay gente que se quiere hacer el tonto, perfecto, pero los que todavía no nos chupamos el dedo sabemos que las intenciones de Luis Oliver y los suyos siguen siendo las mismas. A Bitton Sport el Betis le da exactamente igual, como ya demostraron sin ningún rubor, lo que les ha pasado factura en los juzgados. Por eso es normal que las plataformas, que por cierto fueron las que auparon al poder a Haro y Catalán, estén que trinan. Como he dicho en otras ocasiones, no estoy en contra de llegar a un pacto extrajudicial para resolver este asunto, pero no a cualquier precio. Y no veo normal que en la cuenta entre Oliver.

Eso sí, tengo claro que el paso adelante o no en este tema, para lo cual es fundamental que los accionistas se pronuncien en la próxima junta, irá en función de lo deportivo. El bético está harto de Lopera, Castaño, Oliver y compañía. Pero también de la mediocridad deportiva de los últimos años. Al aficionado no le gusta lo que ve sobre el terreno de juego. Y menos, lo que escucha del director deportivo y el entrenador. O la pelotita empieza a entrar con más asiduidad, o a Ángel Haro y a José Miguel López Catalán este acuerdo les va a dar muchos dolores de cabeza. Y no sólo por lo que opinen Lopera, Por Nuestro Betis y Béticos por el Villamarín. Las promesas hay que empezar a cumplirlas o los acontecimientos se volverán a precipitar en cadena. Ya está bien de que en los últimos años no funcione prácticamente nada en el Betis.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Siendo de Ramos a muerte, creo que hoy se equivoca tanto auto expulsándose como con los gestos de después. A Piqué lo hace más feliz así - 24 mins ago