Gustavo Poyet, durante el partido del Betis (Foto: Juan José Úbeda).
Gustavo Poyet, durante el partido del Betis (Foto: Juan José Úbeda).

Betis: mano de entrenador

Todavía no hay que encender las alarmas, pero sí ha pasado tiempo suficiente como para que se supiera a qué juega el equipo
Por  15:55 h.

Vaya por delante que sólo se han disputado siete jornadas de LaLiga y que la posición del Betis en la clasificación, sin ser buena, tampoco es agobiante. Es decir, que no hay que encender todavía las alarmas, pero sí es cierto que es momento, aprovechando el parón, para hacer autocrítica y buscar una mejoría necesaria. Poyet ya dijo que estaba contento con la plantilla que tiene, por lo que no tiene excusas. Pero es que, aunque no lo hubiera dicho, no las tendría, porque es evidente que, hombre por hombre, hay mejor plantel que en la campaña pasada, que tampoco quiere decir que la labor de Miguel Torrecilla haya sido perfecta. Pero ahora hace falta ver la mano del entrenador del Betis, ya que la realidad es que, hasta la fecha, el equipo carece de señas de identidad. Compite y tiene físico, pero eso en el mundo del fútbol es poco. Casi nada. El Betis todavía no se sabe muy bien a qué juega, y sí han pasado encuentros suficientes como para que Poyet hubiera plasmado sobre el terreno de juego lo que tiene en mente.

Aunque quizás ahí esté el error. El entrenador del Betis tiene una idea y se mantiene cerrado a cambiarla. El 4-3-3 es su sistema y no quiere ni pasar al 4-4-2 ni cambiar algunas piezas como la de Rubén Castro. Y, aunque él es el que ve a todos entrenando día sí y día también, hay cosas que también ve todo el mundo desde fuera, como ocurre con el caso del delantero canario. No se trata de que se trague su orgullo ni nada por el estilo, sino de actuar en función de lo que tiene. El famoso pivote defensivo que iba a sustituir a Ndiaye nunca llegó, así que para empezar sus planes ya están torcidos porque Petros tendrá que hacer del senegalés, pero el año pasado éste siempre funcionó mejor con alguien al lado que supiera sacar la pelota. Rubén, por mucho que Poyet diga, prefiere (dicho en la reciente entrevista que tuvimos con él) jugar con un 4-4-2 y en punta, nada de la banda. Y gente como Joaquín, Musonda y Ceballos tienen algo distinto, por lo que hay que aprovecharlos. Son cosas que casi todo el mundo aprecia tirando de la lógica, sobre todo al pensar que se vendió un Betis protagonista, algo que ha brillado por su ausencia hasta ahora. Porque, y repito que hay tiempo para cambiarlo, lo cierto es que hasta hoy el plan “A” no ha funcionado. Le toca mover ficha a Poyet, y la gente ya empieza a no distraerse con los fallos arbitrales, los portátiles y las ruedas de prensa contra los medios de comunicación. Desviar el foco dura lo que dura la paciencia de la afición. Es decir, hasta que la pelotita deja de entrar.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Torrecilla se marcha gratis del Betis https://t.co/SeyC3ROOI3 #Betis - 9 mins ago