El saber estar del bético

Por  10:16 h.

Hace unos días escribía, después de ver las impresionantes colas que hubo el primer día con entradas a la venta, que el Betiscimo nunca falla. Y, después de lo de ayer, sólo me queda quitarme el sombrero. Más de 50.000 béticos dieron una auténtica lección de saber estar, de animación, de apoyo, de unidad y de protesta. Porque el seguidor verdiblanco, también lo dije en mi anterior artículo, sabe lo que tiene que hacer en cada momento sin que nadie se lo diga.

Ayer se respiraba Beticismo por Heliópolis, algo que, desde el 15-J no se veía. Cuando el autobús de los jugadores cruzó la esquina del estadio Ruiz de Lopera ya se sabía que la afición llevaría en volandas a los suyos. Colas interminables para entrar en el coliseo bético y gente desfilando por las gradas hasta el minuto 30 de partido. La estampa fue preciosa: tifo de cartulinas, papelillos y, sobre todo, apoyo. 95 minutos estuvieron los béticos animando y animando sin parar. Empujando a los suyos y gritándoles a los de la Real Sociedad. Los asientos verdiblancos volvieron a retumbar como el día del Chelsea, cuando se le ganó a un equipo invicto que por aquella época era el mejor del mundo. La Real Sociedad no iba a ser menos y acusó la presión.

La segunda parte de la afición fue, sinceramente, de diez. Uno ha presenciado muchos partidos del Betis, varios de ellos especiales por ser finales, derbis o de Champions League. Y ayer se notaba que era especial, a pesar de llevar cinco años de maltrato, de estar pasándolo mal en Segunda División. Ayer se volvió a sentir el Beticismo en la cara de los aficionados, en los jóvenes béticos que vivieron por primera vez lo que es el Betis. Esos pequeños que no levantan dos palmos del suelo y que son del Betis porque sí, porque desde que nacieron no han vivido ni una sola alegría. Pero ayer fue diferente, ayer comprendieron por qué son del Betis, a la vez que levantaban su bufanda al aire, orgullosos de ser parte de la fiel infantería verdiblanca. Ayer hubo otra lección bética, porque tras ayudar a sus jugadores a ganar el partido y disfrutar de la victoria, volvieron a dejar claro que quieren a su equipo en Primera División, pero sin Lopera. El equipo sigue vivo, pero el Beticismo está vivito y coleando.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
@juan10betis ¿Me explicas dónde está el "en contra"? Porque si decir que Rubén está pendiente de una sentencia y qu… https://t.co/H2BCup4v6g - 2 horas ago