Bosch, pensativo durante una rueda de prensa
Bosch, pensativo durante una rueda de prensa

Bosch, apuesta fallida

Criticó el mundo del fútbol por la ausencia de valores, pero sale del Betis por la falta de ética
Por  2:50 h.

Sorprendió José Antonio Bosch a su llegada al Betis porque lo hizo con una declaración de intenciones rotunda. Dejó claro que ni le gustaba ni tenía idea de fútbol, algo que acompañó con múltiples críticas a este mundillo por la forma de actuar de todas las personas que lo rodean. No le faltaba razón. El fútbol, en su gran mayoría, está podrido. Tanto, que el que se presentaba como persona pulcra y de ideas ejemplarizantes ha tenido que salir por hacer todo lo contrario a lo que pregonaba. Iba dando lecciones de integridad, y ha sido invitado a salir por maniobras lícitas pero ni mucho menos éticas; ninguneaba todo lo que oliera a beticismo, y han sido los béticos los que le han señalado la puerta de atrás; y despreciaba a todo el que no actuaba acorde a sus ideas, y ahora él será despreciado por la gran mayoría de la afición bética. Aun así, Bosch también hizo cosas buenas. Muchas. La mejoría económica del club es una realidad, y gran parte de culpa de ella es suya. Pero pecó de soberbia. De tanta, que ésta le ha sobrepasado hasta cometer errores que no parecían propios de él. Comenzaron las actuaciones dudosas, las contrataciones a dedo y ahí llegaron los problemas. Dicen los entendidos que su relación profesional con Gesalus o con las apuestas deportivas no son ilícitas, pero no tienen lugar en un club que proclama a los cuatro vientos su buen hacer. Y, sobre todo, este tipo de actuaciones no las puede llevar a cabo alguien que ha repudiado al mundo del fútbol. Porque no se puede criticar lo relacionado con este deporte, pero luego utilizarlo para obtener beneficios a través de negocios personales. No se puede ir de ejemplarizante y terminar saliendo por la puerta de atrás. Y, sobre todo, no se puede ir de prepotente y luego no ser lo suficientemente valiente como para dar la cara públicamente. Mientras la pelotita entraba y todo eran halagos, no sólo no tenía problemas para salir a la palestra, sino que le faltaba tiempo para sacar pecho. Los días que había problemas o en los que había que dar explicaciones, nunca aparecía. Como no ha aparecido para explicar cómo el consejo que él puso le ha dicho que se tenía que marchar. No sólo hay que vestirse por los pies, sino demostrarlo.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
@JSevillano83 ¿por? - 15 horas ago