Vadillo celebra un gol con el Betis (Foto: J. M. Serrano)
Vadillo celebra un gol con el Betis (Foto: J. M. Serrano)

La ovación a Vadillo

"Ayer lloró de alegría al ver que, por fin, el Benito Villamarín se ponía en pie para corear su nombre"
Por  9:28 h.

No lo había soñado así. Su idea, desde que de pequeño se puso la camiseta del Betis, era levantar al Benito Villamarín en un día grande, en la consecución de un título. En su pensamiento no pasaba hacerlo en un partido de la Copa del Rey plagado de suplentes, pero el fútbol fue justo con Vadillo, la afición del Betis fue justa con el gaditano. Porque Vadillo, que lleva ADN verdiblanco, ha sufrido demasiado, ha recibido un varapalo tras otro. Siendo un chaval Mel lo puso en el panorama nacional haciéndolo debutar en la Primera división. Las comparaciones con Joaquín no tardaron en llegar y Vadillo cumplió uno de sus sueños días después. Se estrenó en el Santiago Bernabéu, pero lo hizo con tan mala suerte que una grave lesión marcaría su trayectoria en el fútbol. No había dado tiempo para que la afición disfrutara con un Vadillo que era todo desparpajo y desborde por la banda.

La recuperación fue dura y, lo peor es que no fue la única. Con el Betis en Segunda, y después de que Vadillo se equivocara en ciertas cosas como todo chaval que empieza a despuntar con 16 años, el canterano maduró y se propuso ser importante. Fue el mejor de la pretemporada 2014-2015, pero de nuevo la mala suerte se cruzó en su camino. Nueva rotura en la rodilla y temporada prácticamente acabada. Vadillo se recuperó pero este verano le dieron la peor noticia posible: debía buscarse equipo. Mel y más gente del Betis creían que, para triunfar, el extremo debía salir de Heliópolis, y así iba a ser hasta que el Rayo Vallecano se retiró de la puja en el último momento. Después de estar apartado y del ostracismo de no entrar en las convocatorias, ante el Sporting fue titular. Y no sólo eso, cumplió su sueño. Porque en su mente el guión era diferente, pero Vadillo ayer lloró de alegría al ver que, por fin, el Benito Villamarín se ponía en pie para corear su nombre. La ovación a Vadillo no era por el golazo que acaba de marcar, que también, sino como señal de reconocimiento por el calvario que ha pasado. Y, lo más importante, como muestra de que todavía hay muchos que confían en él. “Ojalá fuera el fichaje de invierno”, dijo Vadillo anoche. Ojalá sea así, su trabajo lo dictaminará. El fútbol le debe una.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Qué bien se come y qué buen ambiente hay en @laprensasevilla de Los Bermejales. Sitio más que recomendable https://t.co/BZikQMU2oK - 16 horas ago