Pepe Mel y Roberto Ríos dialogan en el banquillo durante el partido ante el Español (Foto: Raúl Doblado)
Pepe Mel y Roberto Ríos dialogan en el banquillo durante el partido ante el Español (Foto: Raúl Doblado)

Las carencias

Las cosas se podían haber hecho mejor tanto en la secretaría técnica como por parte del cuerpo técnico
Por  10:50 h.

Del blanco, al negro. Así es el fútbol. Antes del parón todo era de color de rosa, con el Betis a un punto de Europa y con varios jugadores a un buen nivel. Tras la debacle con el Español, el color ha pasado a oscurecerse. La realidad es que ni antes el Betis iba a estar peleando por entrar en la Champions, ni ahora hay que mirar los puestos de descenso. Al menos, de momento (para ambas cosas). El Betis ha conformado un equipo que debe dar para conseguir la permanencia más pronto que tarde, pero es evidente que hay carencias. Se han podido ver a lo largo de los ocho partidos que han disputado los verdiblancos. Las cosas se podían haber hecho mejor tanto en la secretaría técnica como por parte del cuerpo técnico. Las dos partes han cometido errores, igual que ambos habían acertado en muchas otras cosas. Vayamos por partes.

Mel quedó señalado el sábado. Su planteamiento fue erróneo y él mismo se dio cuenta y lo intentó varias pasados los diez minutos. Joaquín pasó a la banda y su puesto de falso segundo delantero fue para Cejudo y, luego, para Portillo. Nada funcionó. Salir en casa con sólo un delantero chirría, sobre todo si las cosas han funcionado hasta la fecha con dos jugadores arriba. Pero más allá de que Rubén Castro necesita un delantero, donde el Betis de verdad está cojo es en la creación. Apenas crea ocasiones, apenas dispara a puerta, apenas es peligroso para el rival. O aparecen Rubén o Joaquín, o parece que nadie es capaz de dar un paso hacia adelante. Ahí hay tarea para Mel. Como la hay para Macià pensando en enero. El director deportivo del Betis ha confeccionado una plantilla correcta, pero evidentemente hay carencias. Con fichajes que apuntan a ni siquiera debutar (Tarek, por ejemplo), la debilidad del conjunto bético por la izquierda es evidente.

En defensa, si no está Vargas, el equipo se resiente mucho. Varela, por mucho que sea convocado por la selección sub 21, no está para ser titular en el Betis. Y menos en Primera. En ataque el asunto todavía es más preocupante. No hay ningún jugador que se aclimate a la banda izquierda, de modo que todo el juego se vuelca por la derecha con Joaquín, con la consiguiente facilidad que se le da con eso al rival. Los dos, tanto Mel como Macià, deben corregir sus errores. Ambos sacaban pecho antes el parón y ahora toca hacer autocrítica para llegar al siguiente en la misma posición de desahogo.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
¿Hoy no trabaja nadie en Cataluña? ¿Sólo Policía/Guardia Civil? A ver si al final va a haber más paro que en Andalucía... - 3 horas ago