Manuel Domínguez Platas, presidente del Real Betis
Manuel Domínguez Platas, presidente del Real Betis

Obligada regeneración en el Betis

Todas las partes deben sumar por el bien del club, no por interés personal
Por  13:43 h.

Las calculadoras de los béticos se quedaron sin pilas el pasado sábado. Sin ni siquiera jugar, el Betis ya era de Segunda división. Ganó el Getafe al Málaga en el partido que comenzó a las 18.00 y todo lo que ocurrió a partir de las 22.00 en el Benito Villamarín fue una pantomima. El Betis, por deméritos propios, ha descendido de categoría en una de las temporadas más lamentables que se recuerdan en verdiblanco. Y por ello, es de obligado cumplimiento que haya una regeneración en Heliópolis. Es evidente que el proyecto ha fracasado y, además, lo ha hecho en el año en el que supuestamente había que asentarse y disfrutar. La temporada de la ilusión se ha convertido en la campaña de la vergüenza en el Betis, motivo por el cual los responsables de ello deben salir de la institución más pronto que tarde. Se ha demostrado que los que están (algunos ya se marcharon) no han estado a la altura de las circunstancias, por lo que, como ocurre en todas las parcelas de la sociedad, deben asumir su responsabilidad y dejar vía libre para que otros sean los encargados de volver a levantar al Betis por enésima vez.

 

Seguro que todos lo que están y estaban han puesto todo de su parte para intentar lo mejor del club, pero precisamente por eso es necesario que salgan, porque se ha visto que su buena fe no es suficiente para que un equipo con más de 30.000 socios y 30 millones de contrato de televisión se quede en Primera. El Betis no merece ser un club ascensor. Al menos, mientras haya otros que en ingresos, socios y repercusión le vayan a la zaga. Manuel Domínguez Platas aseguró tras la derrota con la Real Sociedad que nadie iba a dimitir y que lo que llegara iba a ser más de lo mismo. Quizás sea así o quizás el aire nuevo en el Betis sirva para mejorar algunas cosas, sobre todo porque empeorarlas es complicado. Es momento para que todos los béticos ayuden en medida de sus posibilidades y, también, siendo conscientes de sus limitaciones. Cualquiera, por muy bético que sea, no puede ser consejero del Betis. Y mucho menos, presidente. Las plataformas deben dejar las peleas y las rencillas y pensar en el club, no en los intereses personales. El administrador judicial, Francisco Estepa, tiene que empaparse de lo que es el Betis, porque si no dará igual todo lo que haga a nivel judicial. Y la juez Mercedes Alaya, debería finalizar más pronto que tarde la instrucción para saber realmente qué va a pasar con un club centenario que vuelve, por enésima vez, a tener que resurgir.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Se entiende que no piensa cambiar muchas cosas, sino insistir pero mejorando https://t.co/oD41XxlByM - 22 mins ago