Qué pena (otra vez), Betis

"La puesta en escena (como la de Torrecilla y su balance o Víctor en la previa del partido contra el Osasuna) ha vuelto a ser pésima"
Por  12:51 h.

Por más que uno intenta ser positivo con lo referente al Betis, luego llega el club (y todo lo que le rodea) y lo manda todo al traste. El último ejemplo, todo lo referente al pacto con Bitton Sport, el cual buscaba la paz social y ha encontrado todo lo contrario. Y eso que, vaya por delante, no estoy en contra del mismo. Lo suyo sería que la Justicia dijera qué pasó e impusiera las medidas oportunas pero, viendo que los tiempos en los juzgados son casi eternos, parece que la única solución para liberar al Betis de esta situación es llegar a algún tipo de acuerdo extrajudicial. Es lo más feo, sí, pero quizás lo menos malo. Eso sí, no vale todo. Y, sobre todo, hay que hacer las cosas bien, algo que, una vez más, ha vuelto a no ocurrir. De nuevo los intereses personales, las disputas y los egos han salido a la palestra. El eterno mal de la entidad verdiblanca, otra vez en primera línea.

Porque la realidad es que Ángel Haro y José Miguel López Catalán lo han hecho mal. Muy mal. La puesta en escena (como la de Torrecilla y su balance o Víctor en la previa del partido contra el Osasuna) ha vuelto a ser pésima. Comprendo que ambos hayan dado el paso, que temieran por su proyecto teniendo en cuenta la posible decisión del Mercantil de levantar las medidas cautelares, pero a la hora de comunicar el acuerdo deberían haber actuado de otra forma. Uno, que no tiene ningún interés con respecto al Betis más allá de que le vaya lo mejor posible, puede manifestarse con total libertad y no pendiente de favores, cláusulas ni dinero. Y por tanto digo abiertamente, como ya había dicho en muchas otras ocasiones, que Lopera y Oliver no pueden volver al Betis. De ningún modo. Con sentencias más o menos duras, los jueces han ido demostrando que ambos le causaron un perjuicio económico (el social es indudable) a la entidad. De ahí que la rueda de prensa dada por Haro y Catalán fuera mala. El vídeo (para que nadie hable de posibles tergiversaciones) que abre esta opinión muestra unas declaraciones en las que el presidente dice lo siguiente sobre Bitton y Castaño, sus rivales en una junta pasada: “A estos presuntos delincuentes les llegará su hora”. Por tanto ahora no se les puede presentar como unos santos, como inocentes. La puesta en escena debería haber sido igual de contundente que entonces, reconociendo lo dañinos que han sido para el Betis, pero asegurando que no le ven otra salida a la situación. Hubieran contado con más apoyos, seguro, porque el club no puede rebajarse hasta estos extremos ante gente así. Luego ya está que, como siempre, cada uno busque sacar la mayor tajada posible buscando sus intereses personales, pero eso no le pilla por sorpresa a nadie. Como tampoco debería soprenderle a nadie que Haro hiciera autocrítica, palabra inexistente en el Betis. Y es que es inadmisible que el presidente, ante la única pregunta deportiva de la rueda de prensa, diga que está “convencido de que van a llegar al objetivo, pero si no es así, habremos fracasado y no pasa nada”. Claro que pasa. O debería pasar, porque en un club serio los resultados deportivos son lo primero. Así que pónganse las pilas y céntrense de una vez en el terreno de juego. Dejen de justificar al director deportivo y de ratificar al entrenador. El bético quiere ganar más que perder. Es fácil de entender.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @AFDLP: Edu: “Se nota que Ceballos tiene mucha clase” https://t.co/P9wvejaFQC #Betis vía @JuanArbide - 20 horas ago