Poyet da instrucciones a Felipe Gutiérrez en el partido ante el Espanyol (Foto: Raúl Doblado)
Poyet da instrucciones a Felipe Gutiérrez en el partido ante el Espanyol (Foto: Raúl Doblado)

Poyet: ultimátum más que razonable

El técnico debe analizar y reconocer los errores que está cometiendo, los jugadores deben dar más sobre el césped y Torrecilla, por si acaso, debe peinar el mercado
Por  13:42 h.

Tras diez jornadas disputadas sí se pueden hacer balances bastantes argumentados. Y si toca hablar del Betis, lógicamente, éstos son malos. Los verdiblancos están en tierra de nadie en la clasificación, más cerca del descenso que de Europa tras perder ayer en casa ante un paupérrimo Español. Poyet sigue sin dar con la tecla y, lo que es peor, cada día que pasa da más sensación de estar perdido. Casi ha pasado un tercio de LaLiga y el cuadro bético no ha jugado a nada. Tiene muchos más defectos que virtudes, y eso que la mayoría coincide en que, sin ser para tirar cohetes, la planificación de la plantilla ha sido mejor que la de años anteriores. Así, todas las miradas se centran en un Poyet que ayer volvió a escuchar cómo la grada le pedía que se marchara. Le ocurrió ante el Real Madrid, lógico por la bochornosa goleada, pero también ante un Español rácano que se llevó los tres puntos del Benito Villamarín en una jugada a balón parado.

Al técnico uruguayo le falta autocrítica y encima tiene el punto de mira totalmente desviado. En vez de salir ante los medios de comunicación para decir que los suyos no juegan a nada, que ha terminado por desconectar a Rubén Castro, que ni defienden ni atacan con orden o que a estas alturas de la competición están fuera del objetivo prometido, Poyet carga contra la afición. Contra parte de ella, según él. El bético, que lleva años tragando lo que no hay en los escritos, tiene que ver cómo, semana tras semana, su entrenador intentar desviar la atención de sus errores señalando a la grada, a los periodistas o a los árbitros. Ya no caben más excusas. Se juega el puesto este domingo ante el Villarreal. O así debería ser, porque no hay ni rastro de ese enésimo nuevo Betis que prometió Ángel Haro. De momento, como viene ocurriendo en los últimos años, la mediocridad es la nota predominante en todo lo que rodea al cuadro verdiblanco, de ahí que en esta temporada la afición esté teniendo menos paciencia. La promesa está incumplida hasta la fecha, así que sólo queda buscarle una solución para remendar lo realizado hasta ahora. Poyet debe analizar y reconocer los errores que está cometiendo, los jugadores deben dar más sobre el césped y Torrecilla, por si acaso, debe peinar el mercado, tanto de entrenadores como de futbolistas.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @AFDLP: BxV deja claro que la legalidad de un pacto con Lopera depende de un juez https://t.co/qEZAr9GO5j #Betis - 1 hora ago