Los jugadores del Betis, durante el minuto de silencio en el derbi (Foto: J. M. Serrano).
Los jugadores del Betis, durante el minuto de silencio en el derbi (Foto: J. M. Serrano).

Soluciones

Todo el mundo es consciente de que la situación es esperpéntica, alarmante y preocupante, pero es el el momento de las soluciones
Por  10:31 h.
No es tiempo para cebarse. No. Habría motivos para ello, pero no. Todos sabemos que el Betis es un desastre, que ahora mismo no tiene presidente y que ni siquiera tiene entrenador, porque Merino sigue siendo interino. Que tiene un director deportivo que no debería serlo porque la plantilla perpetrada para permanecer en Primera está llena de retales. También sabemos que los jugadores siempre le echan la culpa a los demás y que no dan la cara como debieran sobre el terreno de juego. A nadie se le escapa que el consejo de administración es una bomba de relojería y que el ego es la prioridad de muchos ellos. No es novedad tampoco el tema de la autodestrucción, de los problemas creados por el propio Betis en los momentos más inoportunos. Es resumen, todo el mundo es consciente de que la situación es esperpéntica, alarmante y preocupante, pero es el el momento de las soluciones.
Cada uno tendrá que apechugar con sus responsabilidades y está claro que hay que decir qué culpa tiene cada uno en su parcela, pero en este instante la prioridad es solucionar los problemas. Porque, desgraciadamente, el Betis huele a Segunda. El fantasma de los 25 puntos y de la temporada 2013-2014 sobrevuela por la cabeza mucha gente, y lo peor es que no les falta razón. El Betis no puede volver a bajar, no puede volver a hacer el ridículo y por eso tiene que empezar a ganar desde ya. Y para ello, hay varios pasos a dar más pronto que tarde.
Empezando por arriba, Ángel Haro o José Miguel López Catalán deben asumir la presidencia del Betis. Ya está bien de buscar parapetos. Ellos pusieron el dinero para las acciones y ellos deben dar la cara día a día ante los béticos que depositaron ante ellos su confianza. Bajando un escalón, hay que buscar a un director deportivo nuevo. El de ahora, Macià, ha reconocido fracasos, que la situación debería ser mejor, se ha excusado con que el consejo no le mandó hacer su trabajo (buscar un central debería verlo cualquier director deportivo) y, además, le da igual que los de arriba le desautoricen. El siguiente punto debe ser la búsqueda de un entrenador, cueste lo que cueste.
Merino no puede seguir al frente de la primera plantilla, porque tenía a la segunda al borde de la Tercera división y, sobre todo, porque los que están dentro del club no han confiado en él en ningún momento más allá de la interinidad. Luego está el papel de la plantilla. Los jugadores siempre se van de rositas cuando son los que arrastran la camiseta semana tras semana. Ya está bien de excusas, de hacer la cama a los entrenadores, de creerse mejor que el que llega como interino y de mirar sólo por el dinero y no por el rendimiento. Todos, desde arriba hasta abajo, se tiene que unir para que la afición, ésa que nunca falla, no pase más vergüenza y sufrimiento por los suyos. El domingo llega la primera final. La primera de 16. O se ponen las pilas, o el Betis seguirá alejándose de su afición. Den y dejen de pedir.
Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Se ha cerrado el primer plazo de las acciones caras https://t.co/bUY96yvVi4 - 14 horas ago