Rafa Navarro, en primer término, en la celebración de uno de los goles del Leganés (Foto: EFE)
Rafa Navarro, en primer término, en la celebración de uno de los goles del Leganés (Foto: EFE)

Tirar el escudo del Betis

Se tira el escudo del Betis cuando haces que una afición fiel baje los brazos, se dé por vencida y diga que no va más al campo, que no se saca más el carnet, que no colabora más con este sufrimiento
Por  13:03 h.
Ángel Haro y José Miguel López Catalán aparecieron en los medios oficiales tras la derrota ante el Leganés para cargar duramente contra los jugadores. Dijeron, entre otras cosas, que era “indigno cómo se está tirando el escudo del Betis”. Y no les falta razón. De hecho, no es la primera vez, lo mismo pasó una semana antes con el Alavés, en Las Palmas, en Granada, en la visita del Madrid, en el Camp Nou… Casos hay para dar y para regalar, de ahí que, aunque haya que señalar a los futbolistas porque tienen parte de culpa, también haya que mirar hacia arriba. Porque los que salieron ayer a Butarque tiraron el escudo del Betis, pero también lo llevan haciendo Ángel Haro y José Miguel López Catalán desde que llegaron al poder (por no hablar de antes) en septiembre de 2015. Porque tirar el escudo del Betis es llevar cuatro entrenadores en dos temporadas y estar camino del quinto porque Víctor tiene las horas contadas. Y llevar dos directores deportivos (a muy buen sueldo), a la esperar de evaluar a Miguel Torrecilla porque, lo mismo, también es otro que termina saliendo. Tirar el escudo es poner un objetivo tan mediocre como mejorar una décima posición y no lograrlo en ni una sola jornada. Como fue triste ver al Betis la temporada pasada salvarse en la penúltima jornada, por mucho que al final fuera décimo. Tirar el escudo del Betis es fichar a más de dos docenas de jugadores y que sólo destaque uno (Durmisi). Tirar el escudo del Betis es dejar que Poyet se metiera (y lo siga haciendo) con la afición del Betis. Y que se le permitiera a Torrecilla decir que lo importante no era el objetivo, sino las sensaciones.
Pero hay más. Porque los focos se suelen centrar en los presidentes, entrenadores, directores deportivos y jugadores, pero en el Betis el surrealismo va mucho más allá. Porque también es tirar el escudo que todos los directores de áreas estén incapacitados para sus cargos y que, en vez de sustituirlos, se traigan a otros, como ocurrió con Martínez Feria y Ramón Alarcón, para repartir las carencias. Tirar el escudo del Betis es decir, como dijo Haro tras la segunda jornada de LaLiga, que había una campaña orquestada por los medios de comunicación, sobre todo cuando él es consciente de que bastantes de sus trabajadores tienen cuentas falsas en redes sociales para cargar contra los periodistas. También se tira el escudo cuando tu abogado no rinde como debiera y encima se le deja que se dedique a ‘estudiar’ para ser director deportivo. Y cuando no se acompaña al equipo fuera de casa porque es Navidad/Semana Santa y hay que irse de vacaciones. También cuando recuperas la radio y creas una televisión oficial (grandes noticias), pero te dedicas a imitar un programa zafio y vomitivo como era ‘La hora de la verdad’. De igual modo se tira el escudo cuando se hace un pacto con el que tú has calificado de demonio y todas las cláusulas del contrato no están publicadas a los cinco minutos en la web oficial. Y cuando no le das información a los que te la solicitan. Y cuando no haces autocrítica. Y cuando sólo pones una excusa tras otra. Y cuando bajas al “Caja” después de vender que iba a hacer crecer la marca del club. Pero sobre todo se tira el escudo del Betis cuando haces que una afición fiel baje los brazos, se dé por vencida y diga que no va más al campo, que no se saca más el carnet, que no colabora más con este sufrimiento. Que está harta de estar harta. Por lo tanto, Haro y Catalán tienen trabajo por delante si quieren seguir teniendo algo de credibilidad dentro del beticismo. Hoy, a lo más tardar mañana, tienen que solucionar todo lo expuesto con anterioridad. De no ser así, mostrarán su incapacidad y, lo que es peor, que no quieren lo mejor para el Betis, lo que obligaría a que dejaran paso a otros.
PD: Para arrimados, iluminados, trolls y demás: este artículo de opinión no es una defensa a los que no están, sino una crítica a los que mandan ante la nefasta situación de la entidad. Mi palabra sigue siendo la misma que en los últimos diez años, gente como Lopera, Castaño, Oliver y compañía hicieron daño al Betis y no deben volver por Heliópolis bajo ningún concepto. Yo no hago pactos ni paso de acusar de presuntos delincuentes a los que luego dejo que circulen riéndose de los béticos por los medios de comunicación. Y en cuanto a la que parece que será la alternativa en unas semanas, Rafael Salas, poco tengo que decir. A día de hoy no sé qué ha hecho ni bueno ni malo, ni siquiera conozco su proyecto, por lo que no tengo argumentos ni para defenderlo ni para criticarlo. El tiempo dirá.
Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @Orgullo_Nervion: EN VÍDEO. Concluye la reunión del consejo de administración del #SevillaFC https://t.co/hp6rT3FACt - 7 horas ago