Panathinaikos-Real MadridLa hora de Luka Doncic

El Madrid se agarra al esloveno para llegar a la Final Four en una semana clave para el base, que deberá decidir si se presenta al draft de la NBA

Actualizado:

Hace tiempo que Luka Doncic parece tener decidido su futuro, aunque será a lo largo de esta semana cuando el madridismo conozca definitivamente si el esloveno se declara elegible para el próximo draft. El base tiene hasta el domingo para situar su nombre entre los aspirantes a jugar en la NBA el año que viene, decisión que, según se filtró hace algunos días, tendría ya tomada y que se hará pública en mitad de la eliminatoria entre el Real Madrid y el Panathinaikos.

Tras varios años creciendo a la sombra de Llull y Sergio Rodríguez, ésta debía ser la temporada de la confirmación de Luka Doncic entre los grandes de la Euroliga y el esloveno no ha fallado a los pronósticos. La ausencia inesperada de Llull le obligó a asumir el liderazgo del equipo desde el principio de campaña. Máster acelerado de madurez que no le pasó factura a su rendimiento. Elegido MVP en varias jornadas europeas, el rubio canterano ha dado un paso de gigante en su juego, aunque se le ha echado de menos en los momentos importantes como en la final de la Copa del Rey –apenas una canasta en juego en todo el partido– o en encuentros clave a domicilio. Quizá por eso, el madridismo espera de él un liderazgo especial en esta eliminatoria ante el Panathinaikos que comienza esta tarde en Atenas y en la que el Real Madrid está obligado a ganar al menos un partido a domicilio si quiere estar en la Final Four de Belgrado.

Lesión de Campazzo

La lesión de última hora de Campazzo redobla si cabe esa responsabilidad, pues Doncic se queda casi como único base del equipo si tenemos en cuenta que Randle apenas cuenta para Laso y que Llull, ya recuperado, aún no viajó a Atenas. «La lesión de Campazzo llega en el momento más inoportuno, pero esta temporada hemos hecho un máster en estas situaciones por la cantidad de lesiones que hemos tenido y el equipo ha sabido sacar la cabeza siempre. Creo que tanto Randle como Doncic, y algún otro jugador, pueden ayudarnos en esa posición», explicó Laso, visiblemente contrariado por la ausencia del argentino, que deberá pasar por el quirófano y tendría muy complicado llegar a tiempo incluso a la Final Four si es que el Real Madrid se clasificara.

Aunque es consciente de que la atención mediática sobre Doncic se ha intensificado estos días, sobre todo desde Estados Unidos, el técnico madridista no cree que eso pueda inquietar al esloveno. «No creo que influya en nada en Luka y tampoco en el equipo», zanjó Laso escueto al ser preguntado sobre esa cuestión.

Antes de irse a la NBA el próximo verano, Doncic quiere brillar con el Real Madrid igual que lo hizo con su selección en el Eurobasket y sabe que la mejor forma de hacerlo es llegar a la Final Four y levantar el título. El primer paso para conseguirlo debe darlo en Atenas, donde los blancos se encontrarán un ambiente más complicado de lo habitual después de que el presidente del Panathinaikos cargara contra la Euroliga hace unos días. «No hay excusas. Todos hemos jugado ya en campos difíciles y tenemos experiencia para poder ganar esta eliminatoria. Sabemos que vamos a encontrar a un equipo muy duro, pero podemos sacar adelante la serie», reconocía Carroll, una de las amenazas exteriores del Real Madrid, al que Xavi Pascual, técnico del Panathinaikos, teme especialmente.

Lasorecupera a Rudy Fernández, Felipe Reyes, tocados la pasada semana, pero sin Campazzo, el Madrid pierde a uno de sus mejores defensores, clave para frenar el ritmo impuesto por Calathes y James. Eso y el buen lanzamiento exterior de los verdes son dos de los problemas que Laso tiene en su agenda para tratar de sacar al menos una victoria en Atenas antes de volver a Madrid para rematar el pase a la Final Four.