Luka Doncic, durante las semifinales de la ACB
Luka Doncic, durante las semifinales de la ACB - ACBPHOTO
Final ACB

Los últimos días de Doncic en el Real Madrid

La final de la ACB, que los blancos juegan desde hoy ante el Baskonia, será la última del esloveno como madridista

Actualizado:

La cuenta atrás de Luka Doncic en el Real Madrid está llegando a su final. Para el esloveno, todo comienza a ser una despedida porque le quedan apenas unos días como jugador blanco. La final de la ACB, que comienza esta noche ante el Baskonia, será su última oportunidad para defender el escudo del Real Madrid antes de poner rumbo a la NBA y, quizá por eso, el esloveno vive estos días mecido por la emoción.

Si la Euroliga era para él una especie de obsesión, sin la que no quería poner rumbo a Estados Unidos, esta liga ACB se le ha metido en la cabeza como una obsesión. La mejor forma de despedirse a lo grande. Después de tres temporadas y media en el primer equipo, y con solo 19 años, el base esloveno tiene decidido su adiós. No hay marcha atrás en ese sentido y el próximo jueves su nombre será uno de los primeros que pronuncie Adam Silver, comisionado de la NBA, en una ceremonia del draft en la que Doncic conocerá su nuevo equipo. Si las cosas van rápido y la final ante el Baskonia no llega al quinto partido, podrá vivir ese momento en directo. Una experiencia que le gustaría vivir en persona, aunque su objetivo principal es hacerlo con el título de liga debajo del brazo. Sería su séptimo trofeo de campeón con el Real Madrid. La mejor forma de cerrar esta exitosa etapa en la que ha ido creciendo como jugador hasta dominar el baloncesto europeo.

En el vestuario blanco ya conocen su decisión y por eso sus compañeros se afanan estos días en arroparle más que nunca. Doncic, que siempre ha sido uno más a pesar de su precocidad, afronta estos últimos días de blanco más aislado de lo normal. Buscando una concentración que se le hace más complicada según se acerca la fecha del draft.

Final ante el Baskonia

Ante el Baskonia, el Real Madrid partirá con ventaja de campo, lo que le permitirá disputar los dos primeros partidos en casa y, en caso de empate tras los cuatro duelos iniciales, el ganador se decidiría en el WiZink Center. Los blancos aparecen como favoritos, pero lo hacen con cautela. «En mi equipo nadie se cree favorito. Entiendo las opiniones externas, pero nunca nos sentimos ni favoritos ni víctimas», explicó ayer Laso sobre su papel en la final.

Enfrente estará el Baskonia, verdugo del Barcelona -único equipo que ha dejado sin un título al Real Madrid esta temporada-. Pedro Martínez, que el año pasado ya dejó sin liga a los blancos dirigiendo al Valencia Basket, confía en su equipo, aunque es consciente de la dificultad de batir al Real Madrid. «Jugamos contra un gran equipo que ha dominado la liga regular y que es campeón de Europa. Ellos son los favoritos, pero esto es deporte y vamos a intentar dar lo máximo para dar la sorpresa», señaló Martínez.

Hace 13 años de la última vez que ambos equipos se enfrentaron en una final. En aquella ocasión, un final mágico de los blancos, con triple final de Herreros, llevó la liga a Madrid. Un recuerdo amargo para los vascos, que quieren tomarse la revancha para levantar su cuarto título liguero y amargar a Doncic su despedida del Real Madrid.