Froome y Wiggins, durante la victoria del segundo en el Tour 2012
Froome y Wiggins, durante la victoria del segundo en el Tour 2012 - AFP
Dopaje

La esposa de Wiggins llama «reptil» a Froome

Se reaviva la guerra entre las dos grandes figuras del ciclismo birtánico después de que el año pasado Froome pusiera en duda la limpieza de su antiguo jefe de filas

Actualizado:

Cath, la esposa de Bradley Wiggins, ha calificado de «reptil rastrero» a Chris Froome después de que el cuatro veces campeón del Tour diera positivo por salbutamol durante la disputa de la pasada Vuelta a España.

Este positivo ha reabierto viejas heridas entre las dos principales figuras del ciclismo británico, una relación que se deterioró el año pasado después de que Froome declarara sentirse «incómodo» con las acusaciones de dopaje contra Wiggins, quien recibió inyecciones de corticoides antes de tres de las carreras más importantes de su carrera, incluido el Tour de Francia que ganó en 2012. Aquellas inyecciones contaban con un permiso médico, los denominados TUEC, que facultan a los ciclistas a utilizar ciertas cantidades de medicamentos prohibidos si se trata de un uso terapéutico, en este caso una alergia.

La situación que sufrió Wiggins, que nunca dio positivo, es similar a la que ahora le toca vivir a Froome, quien también recibió un permiso para tomar salbutamol, aunque en una cantidad más pequeña de la que se encontró en su cuerpo.

Con Wiggins, Froome reaccionó con distancia ante el que fue su jefe de filas en el equipo Sky: «No me vale ganar a toda costa. Hay cierto abuso con los TUEC y creo que es algo que la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje deben abordar de forma urgente».

Ahora, con Froome igual o más enfangado que Wiggins, la contudente respuesta de la esposa de éste no hace sino avivar la guerra entre ambos. «Si me diera por las teorís conspirativas aseguraría que arrojaron a mi chico a las ruedas del autobús para cubrir a este rastrero reptil», escribió en su cuenta de Facebook en un mensaje que duró solos unos minutos, porque inmediatamente lo borró.

Sin embargo, alguien consiguió rescatarlo y lo difundió a través de Twitter, lo que ha obligado a Cath Wiggins a disculparse en un nuevo mensaje: «Perdón por todos mis comentarios emocionales e insultos. Demasiado estrés se apoderó de mí. No era mi intención avivar las llamas».