Ciclismo

Las herederas de Induráin

El Movistar, número uno mundial del ranking masculino, estrena hoy en Valencia el primer equipo femenino profesional de España

Actualizado:

La ilusión que cunde entre un pequeño colectivo de ciclistas que estos días se ha entrenado por Calpe y sus inmediaciones se puede calcular en términos emocionales por este giro vital: las chicas han abandonado sus trabajos (dependienta de una tienda de bicicletas, secretaria de un hipermercado, administrativa en una empresa de transportes...), han firmado contratos como corredoras profesionales y se han enfundado el maillot del equipo de Miguel Induráin. Se han sacudido salarios mileuristas para integrarse en la misma estructura de la elite ciclista que sustenta la carrera de Alejandro Valverde, Mikel Landa o el colombiano Nairo Quintana, aspirantes a ganar este año el Tour y líderes del grupo que ocupa el número uno mundial en el ranking masculino. El Movistar femenino nace hoy en la Semana Valenciana.

La idea surgió en diciembre de 2016 y la conoció el manager general del Movistar, el incombustible Eusebio Unzué que lleva desde 1978 manejando conjuntos ciclistas, de boca de Carlos López Blanco, director general de asuntos públicos y regulación de Telefónica que acaba de abandonar la compañía en la última reestructuración. Le habló López Blanco a Unzué del impacto del deporte femenino, plasmado en los éxitos de Mireia Belmonte, Carolina Marín, Garbiñe Muguruza o Ruth Beitia.

«¿Podríamos montar nosotros un equipo femenino?». La pregunta cogió por sorpresa a Unzué, quien ha consolidado su prestigio en un mundo de hombres.

El antiguo director de Induráin empezó a tantear un sector desconocido para él, consultó la disponibilidad de los patrocinadores que colaboran con su empresa (las bicicletas Canyon, la ropa escocesa Endura, los coches Volvo, los componentes Campagnolo...) y hubo unanimidad. Todos estaban dispuestos a crear el primer conjunto femenino totalmente profesional en España. El 17 de mayo de 2017 se aprobó la decisión.

Jorge Sanz, un miembro del staff del Movistar con experiencia en el ciclismo femenino, fue designado responsable deportivo del proyecto. Y en siete meses, Unzué contrató a diez corredoras, siete españolas y tres extranjeras. Para casi todas, el ciclismo era una afición de fin de semana que apenas les reportaba beneficio económico. Hoy tienen un contrato en la Federación, seguridad social y un aval bancario que garantiza los sueldos que rondan los 25.000 euros más premios por carrera. Cuentan con dos masajistas, un mecánico y un director exclusivos, más el auxilio del organigrama masculino.

Mavi García, Lourdes Oyarbide, Lorena Llamas, Eider Merino, Alicia González y Alba Teruel serán hoy las seis pioneras debutantes en Valencia que traten de honrar el legado de Induráin.