Ciclismo

Valverde honra a Induráin

El murciano se impone en el Gran Premio Miguel Induráin, que homenajeó este año al director José Miguel Echávarri

Actualizado:

El día venía engalanado por los homenajes en Navarra. Tributo popular a José Miguel Echávarri, alma mater del Reynolds, Banesto, hoy Movistar, sabio imprescindible para entender el ciclismo español. 70 años, siete Tours, dos Giros y una trayectoria sin igual. Recibió un recuerdo de su antiguo pupilo y luego socio, Eusebio Unzué, manager del mejor equipo español, habitual número uno mundial y director de Alejandro Valverde. Así lució el Gran Premio Miguel Induráin, dedicado al mejor ciclista español de todos los tiempos.

No podía haber otro resultado que un triunfo de Alejandro Valverde en tierra santa navarra. Por Echávarri, Unzué e Induráin. Al ciclista de Murcia, que ganó en solitario en el centro de Estella, lo esperó Induráin en la meta para fecilitarlo y recordarle con un gesto que debía hacer lo propio con Carlos Verona, el madrileño que intentó disputar el éxito a Valverde.

La clásica española había cambiado el recorrido, tránsito por el alto de Lezáun y la cota de Eraul antes de meta, donde el Movistar plantó sus reales para evitar contratiempos, Valverde se soltó como un látigo en busca de su novento triunfo del año y solo Verona lo persiguió en la distancia.

Por todo este cúmulo de homenajes y recuerdos, Valverde (que va a cumplir 38 años el 25 de abril) corrió en Navarra en vez de en Bélgica. El curso pasado expresó su intención de disputar el Tour de Flandes, muros, pavé, lluvia y los mejores del mundo a su lado en un monumento que nunca ha ganado y que tal vez nunca gane.