Fútbol

El Barcelona prepara el relevo en el banquillo

El fin de la etapa de Luis Enrique parece cada vez más cerca. La debacle de París ha puesto en marcha la maquinaria del club, que ya busca opciones

Vídeo: Sampaoli sobre sustituir a Luis Enrique: «El día de mañana nunca se sabe» - ATLAS
SERGI FONT Barcelona - Actualizado: Guardado en: Deportes Fútbol

Si a principios de temporada la renovación de Luis Enrique era una de las cuestiones prioritarias para proseguir un proyecto que había cosechado ocho títulos en dos años, seis meses después parece que éste ha caducado y el club ya busca un relevo de garantías. Es el claro ejemplo de la exigencia del banquillo culé, que fagocita entrenadores sin reparar en los éxitos conseguidos. El asturiano supo reconducir una situación complicada, con enfrentamiento con Messi incluido, en su primera temporada y acabó ganando el triplete. No obstante, la abultada y dolorosa derrota ante el PSG parece haber abierto brechas insalvables con la plantilla y la afición. Tras el partido de vuelta ante los franceses, el 8 de marzo, Luis Enrique y el club abordarán el futuro que, salvo sorpresa, será el de acordar una separación amistosa.

El Barcelona ya está sondeando el mercado y viendo qué técnicos pueden ajustarse al estilo de juego que gusta a los socios culés y que tendría en la filosofía de Johan Cruyff y Pep Guardiola el ejemplo a seguir. De momento se manejan varios nombres aunque aún es pronto para deshojar la margarita de forma definitiva. A la espera de que Xavi Hernández apure sus últimos años en activo, se retire, consiga el carnet de entrenador, se forme y adquiera la experiencia necesaria, la secretaría técnica baraja una terna de nombres que encajarían en el banquillo del Camp Nou.

Jorge Sampaoli, Ernesto Valverde y Eusebio son los favoritos para liderar un nuevo proyecto que prosiga con los éxitos de los últimos años tanto en España como en Europa. Los tres tienen experiencia y un gusto exquisito en el planteamiento a desarrollar, con una presión alta, un juego atractivo, apuesta por la posesión del balón y, sobre todo, han demostrado ser unos grandes gestores de grupo, condición indispensable para cohesionar un vestuario plagado de egos. Su trayectoria les avala.

No obstante, habrá que valorar también la situación personal y contractual de cada uno de ellos. Sampaoli es el único que no acaba contrato en junio. El argentino está vinculado al Sevilla hasta 2018 y si el Barça le quisiera tendría que pagar una cláusula de penalización de 1,5 millones, que se convertirían en 3 en julio y en 6 en agosto. Y una de las preferencias de Sampaoli sería entrenar a la selección de Argentina.

Más sencillo y barato sería contratar a Valverde o Eusebio, que acaban el 30 de junio. El técnico de la Real Sociedad, que ha manifestado que le gustaría seguir en Anoeta, está negociando su continuidad y ya se han producido reuniones de su agente, José Tárrega, con la entidad vasca. Y el del Athletic sigue dando largas a Josu Urrutia, que le ofrece un año más de contrato. El propio Valverde se lo toma a broma cada vez que le preguntan sobre su futuro.

Hay que tener en cuenta, que el Txingurri ya sonó cuando se acabó fichando al Tata Martino y también posteriormente antes de que llegara Luis Enrique. Curiosamente, hasta el actual entrenador del Barcelona se deshace en elogios hacia el norbiense. «Valverde es el técnico al que más me he enfrentado como entrenador. Con el Celta inauguramos juntos el nuevo San Mamés. Es uno de los entrenadores de más nivel del fútbol español, me gusta su idea y su carácter. Su manera de transmitir su juego. Solo hay que fijarse en los equipos que ha entrenado. Es un entrenador de alto nivel», explicó Luis Enrique cuando se le preguntó por su homólogo. «Es lógico que lo vinculen al Barça, ya sea para bien o para mal siempre hay rumores con los entrenadores», reconoció.

En la recámara hay una segunda lista de candidatos más amplia. El que encabezaría este grupo sería Ronald Koeman, idolatrado por la afición tras el gol en Wembley que supuso la primera Copa de Europa para el club catalán. No obstante, su turbulento paso por el Valencia genera ciertas dudas en una parte de la afición. Sus defensores advierten que a pesar de todas las trabas sufridas en el equipo del Turia acabó ganando la Copa en 2008. Además, parece complicado que el Everton, que ha diseñado un proyecto alrededor del holandés, ponga facilidades en su salida.

Frank de Boer, que está esperando una oferta interesante tras su precipitada salida del Inter, no tiene muchas esperanzas. De hecho, su agente, Guido Albers, manifestó hace unas semanas que «no creo que el Barça llame a Frank, creo que el club tiene en mente otros técnicos, como Koeman». Thomas Tuchel o Jürgen Klopp también gustan en la oficinas del club azulgrana pero serían una opción remota. El técnico del Dortmund, que también ha sonado para ir al Arsenal, ha manifestado que es feliz en Alemania y no se piensa mover y el entrenador del Liverpool ha renovado hasta 2022.

El que parece completamente descartado es Juan Carlos Unzúe, segundo de Luis Enrique. Sería la línea continuista pero en estos momentos, Bartomeu y su directiva prefieren apostar por un proyecto diferente. El ex portero es el responsable del laboratorio táctico, de diseñar las jugadas de estrategia, y mantiene una buena relación con los pesos pesados de la plantilla. Al principio era la opción más real si Luis Enrique no renovaba, pero el rumbo deportivo del equipo aconseja un cambio total en el banquillo.

Hasta el nombre de Simeone ha llegado a salir en alguna reunión pero ha sido descartado. El juego que ofrece el Cholo, más centrado en la garra y la contundencia no encajaría con el ADN del Barcelona. Además, Carlos Simeone, padre del entrenador, avista un cambio pero no hacia el Camp Nou. «En Madrid está cómodo, pero en algún momento llegará el cambio. Italia, Inglaterra, no sé, pero llegará», aseguró a principios del mes de febrero.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios