Andrés Iniesta durante el último entrenamiento antes del partido ante el Chelsea
Andrés Iniesta durante el último entrenamiento antes del partido ante el Chelsea - REUTERS
Liga de Campeones – Octavos de final

Iniesta deshoja la margarita

Hoy decidirá si juega mientras valora su continuidad en el Barça la próxima temporada

BarcelonaActualizado:

Pocas veces un bíceps femoral había acaparado tanta atención como la que la afición azulgrana profesa hacia el de Andrés Iniesta, cuya participación esta noche ante el Chelsea está prendida con alfileres. De hecho, el jugador será el que tome hoy mismo la decisión tras haber acortado significativamente los plazos de recuperación. Solo han pasado diez días desde que se echara la mano al muslo y pidiera el cambio durante el partido ante el Atlético de Madrid pero no hay que olvidar que ya jugó una final de Champions lesionado, sin poder chutar. «Me jugué la pierna», reconoció tras la final de Roma. Ahora valora el riesgo tras sentirse bien en los últimos entrenamientos.

«Con Iniesta ya veremos qué hacemos. Cuando llega un partido a cara o cruz se pueden tomar riesgos. Depende de si es muy grande o no. Veremos. Iniesta ha realizado una gran parte del entrenamiento sin ningún problema, en función de su estado decidiremos», explico ayer Ernesto Valverde, que entiende que el futbolista quiera asumir el peligro, aunque también se muestra confiado por la experiencia del manchego, que sabe escuchar su cuerpo y dosificarse: «Es un partido muy importante, pero hay que estar al cien por cien. Cuando hay un partido de este tipo, de no retorno, el jugador quiere jugar, pero hay que calibrar el peligro. Es un partido importante, se deciden muchas cosas. Pero es un partido en el que hay que estar al cien por cien».

No es la única decisión importante y trascendental que está valorando Iniesta estos últimos días. El contrato vitalicio que firmó con el Barcelona es incapaz de mantener el equilibrio en la balanza en la que se depositan las ofertas foráneas. Sin cláusula de rescisión, el centrocampista solo está obligado a comunicar al club catalán su decisión de no continuar antes de cada 30 de abril. Y cuando lo haga, ya sea para retirarse o para seguir su aventura en otro club, percibirá una jugosa cláusula de fin de carrera, como en su momento percibió Xavi Hernández. Tentado por los clubes de la Superliga china, Iniesta está meditando muy seriamente aceptar una oferta que le lleve a jugar sus últimos años en el país asiático. El Tianjin Quanjian ha sido el club que más en serio ha mostrado su interés en el capitán azulgrana, aunque recientemente ha emitido un comunicado desmintiendo que ya lo tenga fichado, aunque está tratando de convencerle.

Emisarios del club chino ya han estado dos veces en la Ciudad Condal, la primera de ellas a principios de enero donde se le trasladó el interés y se descartó que pudiera marcharse antes del 30 de junio. La segunda sirvió para que se formalizará una primera oferta que supera con creces sus emolumentos en el Barça. El Tianjin Quanjian está dispuesto a firmarle tres temporadas a razón de 35 millones de euros netos por año. La guinda del pastel, la espoleta que puede dinamitar sus reticencias, es la propuesta de relanzar y potenciar sus negocio vitivinícolas promocionando en China a «Bodegas Iniesta». De entrada, le comprarían anualmente dos millones de botellas de su vino, lo que podría tasar la operación global en torno a los 180 millones de euros, contando el producto y su ficha futbolística.

Su padre no descarta China

Iniesta está deshojando la margarita. Esta temporada está jugando más de lo que esperaba pero es consciente que, a punto de cumplir 34 años, su rendimiento irá decreciendo. Además, el Barça ya le prepara el relevo. Los fichajes de Coutinho y de Arthur están destinados a descargarle de protagonismo. Y por si fuera poco, la oferta económica es irrechazable y sabe que tiene límite de caducidad. Quién más claro parece tenerlo es José Antonio, su padre: «No pasaría nada si se fuese a China. Si no acaba la carrera en el Barça y si él quiere tener una experiencia en otro club que pueda estar en cada partido, lo hará», se sinceró en una radio.