Champions League

Shakespeare reactiva la obra de Ranieri en el Leicester

El campeón de la Premier, a pesar de los problemas que sufre en su liga, ya fue capaz de sorprender al Sevilla en octavos de final

Los jugadores del Leicester celebran el pase a cuartos tras eliminar al Sevilla
Los jugadores del Leicester celebran el pase a cuartos tras eliminar al Sevilla - AFP

El Leicester es el campeón de la Premier, y esa carta de presentación debería bastar. Sin embargo, queda poco de ese equipazo solidario que maravilló a todo el mundo logrando una de las mayores gestas de la historia del fútbol. En la actualidad, el Leicester es decimoquinto de su Liga con solo tres puntos más por encima del descenso.

Le mueve, sin embargo, la ilusión del principiante, un novato que ha resuelto la primera fase de manera rotunda y que ha eliminado al Sevilla contra todo pronóstico en los octavos de final. No tuvo precisamente el grupo más complicado, pero empezó con tres victorias consecutivas y enderezó su clasificación mientras luchaba en la Premier por recuperar su esencia.

El Leicester ha renacido casualmente desde el despido de Claudio Ranieri, un viejo zorro que vio recompensada su carrera en este equipo de perfil bajo, pero al que semejante gesta no sirvió de mucho. Para llegar a levantar la Premier, se formó un grupo tremendamente solidario y que sabía hacer muy bien las cosas que mandaba el técnico italiano. No era, ni mucho menos, el más vistoso, pero sí el más efectivo. No queda mucho de aquello y ahora el entrenador es Craig Shakespeare.

Schmeichel ocupa la portería con maestría y mantiene un dibujo casi calcado al de la temporada pasada. Morgan y Huth actúan como centrales, dos veteranos de 32 años que aportan experiencia, y las bandas son para Simpson y Fuchs.

El galés Andy King es una referencia en el centro del campo, un futbolista muy querido por la afición y que lo es todo para el club. Daniel Amartey es un buen complemento en el eje y no hay que olvidarse de Danny Drinkwater ni tampoco de Marc Albrighton. Sin embargo, el talento está en las botas de Riyad Mahrez y de Shinji Okazaki.

Arriba, Jamie Vardy es la referencia, un futbolista que se ha curtido desde las catacumbas y que ahora es internacional y uno de los más deseados por el fútbol europeo. El Leicester, además, ha fichado a Islam Slimani, un argelino procedente del Sporting de Lisboa, y a Ahmed Musa, nigeriano que estaba en el CSKA. Okazaki también tiene minutos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios