Adrià Vilanova. jugador del Hércules
Adrià Vilanova. jugador del Hércules
Segunda B

El triste debut de Adrià Vilanova con el Hércules

El hijo de Tito Vilanova se estrenaba con un gol en el triunfo de su equipo y al término del partido conocía la destitución de su técnico

Actualizado:

Adrià Vilanova no olvidará el partido de este domingo ante el Peralada, correspondiente a la jornada nueve del grupo III de Segunda B. El hijo de Tito Vilanova, exentrenador del Barcelona fallecido hace tres años, debutaba con el Hércules en la categoría de bronce y lo hacía marcando en la victoria de su equipo (3-2), pero poco después, y a pesar del triunfo, el defensa se enteraba de la destitución del argentino Gustavo Siviero, que dejó de ser el entrenador del equipo alicantino.

El defensor catalán, de 20 años, estrenaba titularidad en el equipo alicantino, al que llegó el pasado verano en propiedad tras haber desarrollado toda su formación futbolística en los diferentes equipos de la cantera del Barcelona. Vilanova ya había debutado en Segunda B la pasada temporada con el Barcelona B, si bien solo disputó cinco minutos de un partido ante el Saguntino (1-3), por lo que el encuentro de este domingo fue su primera presencia como titular y el gol el primero como profesional.

El hijo del que fuera ayudante de Guardiola y posteriormente entrenador del Barcelona, que tuvo una buena actuación pese a estar condicionado por una tarjeta amarilla en los primeros minutos, fue determinante en el desarrollo del partido, ya que firmaba el tanto del empate del Hércules, en el minuto 37, poco después de que se adelantara el Peralada y cuando a afición local estaba abroncando a su equipo. Hasta ayer, el zaguero no había contado para el entrenador, Gustavo Siviero, que destituido poco después de acabar el duelo contra el conjunto gerundense.

El equipo alicantino, cuyo objetivo es el ascenso, vencía con muchos apuros a uno de los colistas, lo que provocaba durante varias fases del partido las protestas de los aficionados. Incluso tras el gol de la victoria, a seis minutos del final, el público volvía a pedir la destitución del argentino, que afrontaba el partido con la credibilidad bajo mínimos tras el mal inicio de temporada de su equipo. Al término del duelo, el presidente, Juan Carlos Ramírez, anunciaba la decisión: «Siviero es un gran entrenador, gran profesional y mejor persona, pero actuamos creyendo que es lo mejor para el Hércules», dijo, el dirigente, que amplió la responsabilidad de la mala dinámica a los jugadores.

Siviero llegó al club alicantino en julio y tras nueve jornadas deja al equipo en octava posición, a cuatro puntos de la zona de promoción y a trece del liderato tras haber sumado tres victorias y tres empates y sufrir tres derrotas.