Champions

Los ultras dan la nota en el Maribor-Spartak Moscú

Graves incidentes dentro y fuera del estadio antes del enfrentamiento entre dos equipos que comparten grupo con el Sevilla

Una bengala cayó en el centro del terreno de juego
Una bengala cayó en el centro del terreno de juego

La primera jornada de la fase de grupos de la Champions League no se libró la violencia de los ultras, en este caso de los del Spartak de Moscú, que dieron la nota en la visita de su equipo al Maribor esloveno, un duelo que finalizó en tablas (1-1).

El duelo entre Maribor y Spartak Moscú, las teóricas cenicientas del Grupo E, estuvo marcado por los incidentes protagonizados por los seguidores más radicales de ambos equipos dentro y fuera del estadio. En las horas previas se produjo una batalla campal entre hinchas radicales de ambos equipos en el corazón de la ciudad eslovena, donde volaron los puñetazos, las patadas y bengalas, y tuvo que intervenir la policía antidisturbios.

Ya en el estadio y cuando se había cumplido el primer cuarto de hora, el árbitro se vio obligado a interrumpir el partido durante un par de minutos debido al lanzamiento de bengalas al terreno de juego por parte de los hinchas rusos, que viajaron acompañados por radicales del Estrella Roja de Belgrado con los que mantienen amistad.

Los aficionados fueron advertidos por megafonía de que si no dejaban de lanzar bengalas, el partido sería suspendido definitivamente y el Spartak sería castigado con una derrota.

Toda la actualidad en portada

comentarios