Joan Mir celebra su triunfo en el GP de Aragón
Joan Mir celebra su triunfo en el GP de Aragón - AFP

Moto3 | GP AragónLa octava maravilla de Mir

El líder del Mundial logra una ajustadísima victoria en Aragón, con polémica incluida, y será campeón en Motegi si gana o es segundo

Actualizado:

Tal y como dijo Joan Mir en su entrevista a ABC, le cuestan las carreras con muchos pilotos en el grupo, pero siempre saca lo mejor de sí mismo. Sobre todo en el Gran Premio de Aragón, recortado de 20 a 11 vueltas porque la niebla de la mañana impidió desarrollar los horarios y los entrenamiento con normalidad.

Por eso toda la carrera fue un sprint, importantísimos los rebufos porque no había nadie que se despegara del todo. Solo a falta de tres vueltas el grupo quedó algo más estirado, con Giannantonio, Bastianini y Martín, pero fue un espejismo. En el último giro, en la primera curva, todos lanzaron sus ataques. El más listo, el más inteligente, el más líder, Mir, que evitó los rebufos de sus rivales cuando se puso en cabeza moviendo la moto de lado a lado de la pista. Un riesgo que se convirtió en crítica por parte de sus rivales y que le salió perfecto porque pudo aguantar la presión y vencer a Giannantonio por milímetros: una diferencia de 0.045 segundos sobre el italiano y de 0.051 sobre Bastianini.

Una victoria de inteligencia y que suscitó cierta polémica por parte de sus rivales. «Intenté pasar a Mir, pero él hizo algo peligroso, como una serpiente. Si lo haces suave no pasa nada, pero creo que él lo hizo de forma agresiva y eso es peligroso», comentó Giannantonio, segundo. Mir pidió disculpas si en algún momento podía haber perjudicado a alguien pero defendió su postura: «Era mi estrategia cuando pasé a la primera posición. Él lo había hecho dos vueltas antes y sé que esto forma parte de las carreras. No podía dejar la victoria a otro piloto por el rebufo. Todo el mundo hace eses, el que diga que no miente. Creo que no he puesto en peligro a nadie porque oía que sus motos no estaban en paralelo conmigo, sino un poco detrás». No obstante, Dirección de Carrera sancionó al mallorquín con seis puestos en la parrilla de Japón por «pilotar de manera irresponsable».

Polémicas aparte, ya son ocho de corte parecido en este curso, llenas de inteligencia y de ese plus que solo ha podido aportar el líder en todo el año, y que lo impulsan a una posición privilegiada en la clasificación del Mundial de Moto3, con 271 puntos en la general. 80 más que Romano Fenati y 98 sobre Arón Canet, quinto. Podría ser campeón ya en Japón, le valdría con ganar o ser segundo. «Pero ahora lo de menos es pensar en el título, hay que disfrutar y ya llegará. En la última vuelta intenté empujar lo más que pude. Feliz y enhorabuena también a mis rivales que han sido muy duros hoy», comentó un exhausto Mir tras su octavo triunfo de la temporada.