Valentino Rossi
Valentino Rossi - EFE

MotoGPValentino Rossi: «Salí adelante tras lo de Simoncelli por amor»

El campeón italiano confiesa en una entrevista sus difíciles momentos tras la muerte de su compatriota

Actualizado:

Aunque de cara al exterior pudiera no haberlo aparentado, Valentino Rossi pasó momentos de gran dificultad tras la muerte de su compatriota y amigo Marco Simoncelli. El nueve veces campeón del mundo confesó en una entrevista a la revista italiana 'Rider' que en aquellos duros momentos en los que la retirada, sin embargo, nunca pasó por su cabeza, «salió adelante por amor».

«Éramos muy amigos. Estábamos juntos casi todos los días, al menos, cinco o seis días a la semana. Casi siempre, al acabar el entrenamiento, íbamos a cenar a casa de Carlo. Sic llevaba el sushi y comía el doble que nosotros, que le mandábamos a... Estaba bien», explicó para dar una idea de su amistad con Simoncelli.

«Estar implicado en el accidente fue algo devastador. Personalmente, fue difícil superarlo, pero nunca pensé en retirarme. Me disgustó, pero estaba allí. Quizá, si hubiera estado dos motos más adelante, habría sido un poco más fácil. Pero con el tiempo todo pasa y cuando pienso en el Sic sólo tengo recuerdos positivos. Al final, sucedió así y no se puede hacer nada. Salí adelante por amor. Si no, ya lo habría dejado porque una situación como aquella del incidente de Marco no la superas. Ya era mayor, había ganado varios Mundiales, podía decir basta. Intenté dividir las dos cosas: el dolor y lo que se tiene que hacer para superarlo. Luego, pensé en mi carrera, que quería continuar, quería volver a Yamaha y volver a ganar», explica 'The doctor'.

Rossi desvela que su academia de pilotos «nació con Marco Simoncelli, que en el 2006-2007 estaba en crisis. No iba fuerte y me dijo: 'Vale, estoy en la m... y no veo ni un rayo de luz. ¿Me dejas ver cómo te entrenas? ¿Me echas una mano? ¿nos entrenamos juntos?'. Yo era amigo de Marco, pero, como todos, éramos celosos de nuestro modo de preparar las carreras. Estábamos dudando. Pero, al final, Sic era simpático y me dije: 'Está bien si hay alguno que me haga compañía cuando me entreno o cuando voy a dar vueltas con la moto de cross'. Pensé que sería un modo para crecer y hacerme más fuerte. Ahí nace la Academy».

Durante la entrevista, el laureado piloto italiano también explica el origen de sus manías: «Todo nace del Campeonato italiano. No tenía el mono hecho a mi medida y cuando salía me molestaba. Por eso hacía ese movimiento, para ponerlo en su lugar en las rodillas y a la altura del asiento. Me arrodillaba y, luego, me acercaba a la pista. Se convirtió en un ritual, incluso cuando ya me hicieron el mono con mi talla. No es un rezo, sino un momento de concentración porque, cuando se va en moto, ya sea a correr o a la calle, debes estar concentrado. Es algo peligroso. Lo hago para olvidarme de lo que ha pasado hasta entonces y pensar sólo en pilotar. Me subo por el lado derecho porque por ahí está la maneta del gas».

Elogios a Márquez

Rossi tiene palabras de elogio para Marc Márquez, uno de sus más duros rivales, por su pilotaje y por su habilidad para salvar las caídas con su moto.

«Es impresionante lo que hace. También que no se caiga más... El año pasado, se salvó tantas veces que no puede ser por casualidad. Para mí, él se ha empleado para mejorar esa técnica. Su estilo de pilotaje le ayuda. No sé si es natural o si lo ha trabajado. Él mete su cuerpo entre la moto y el asfalto, usándolo para no caerse. Antes de él, nunca había pasado», destaca el italiano.

«Para mí, no es la electrónica, sino la moto. Cuando le pasa a Pedrosa, se cae. Es la moto que está hecha de una manera en la que cuando la rueda delantera se cierra, pese a todo, él sigue apoyándose. Esto pasaba antes de Márquez. A Stoner, por ejemplo. Pensemos en el incidente de Simoncelli, con la moto que siguió girando. Otra moto, tipo la nuestra, se cierra de delante, la rueda toca el carenado y no la puedes levantar. La Honda, en cambio, por el motor en V, tiende a quedarse apoyada en el suelo. Por lo tanto, Márquez, le ha pasado ya una y otra vez y, al final, ha inventado un modo para subirla», argumenta.