Inti Podestá:«Tengo plantados olivos y el próximo año haré aceite»

Por  7:07 h.

—Qué mal lo pasaba en el colegio cuando el profesor empezaba a nombrar a los alumnos. Llegaba a mí y decía: «Inti Podestá…». Es que es un nombre raro. Yo hubiera preferido uno normal. Acá hay algunos más ahora, pero cuando yo era pequeño no conocía a ninguno y llamaba la atención.

—¿Viviría escondido?
—Escondido, no. Pero sí en mi mundo. Cada vez que salía de mi casa en Sevilla veía un montón de olivares. Bueno, claro, vivía en el Olivar de Quintos… Y siempre pensaba que me gustaría hacer algo parecido. ¡Es que a mí siempre me han gustado las plantas! No sé, me relaja, me gusta. No me gusta para nada vivir en la ciudad. Necesito otra cosa… Y ya conseguí algo de lo que quería.
—¿A qué se refiere?
—He plantado olivos en mi pueblo, en Canelones, en Uruguay. Mi idea ahora es hacer mi propio aceite. Yo creo que para el próximo año ya tendré. ¡Me encanta! Cuando llegué a Sevilla lo descubrí y ya no he podido olvidarlo. Y bueno, como le contaba, tengo ahora plantaciones, unas 30 hectáreas. Allí voy y me paso horas y horas. Las aceitunas sí han salido. Hay pequeñas, grandes, de todo tipo. En mi campo desconecto.
—Sin móvil, ¿verdad?
—No lo necesito y tampoco hay cobertura.
—¿Qué me dice si le digo que es usted distinto?
—Bueno, no sé. Tampoco es eso. Soy yo, no más…
—¿Y el fútbol?
—El fútbol se acabó. Ya no hay más. Yo no soy de esos que acaban melancólicos. Los recuerdos están, pero tampoco quiero pensar y pensar toda la vida en lo mismo.
—¿Dónde están los recuerdos?
—¿Le digo la verdad? En una caja que tengo en casa. Pero nunca la abrí. Está ahí, en casa. Si algún día mis hijos quieren verlo, pues ahí la tienen. Y cuando estoy durmiendo, en algunos sueños se me mezclan imágenes. ¿Sabe que se me viene a la cabeza?
—No.
—El gol del ascenso. Una y otra vez.
—Entrañable…
—Y bueno, claro que sí, a veces puedes pensar cosas que te hubieran gustado. El mayor, Luca, que tiene ocho años, me pregunta. Es que nunca me vio jugar. Sólo fue una vez a un partido. ¿Sabe a cuál?
—Dígamelo.
—Aquél en el que marqué dos goles contra el Zaragoza, de cabeza. Reyes me dijo: «Métete». Y me metí en el área. Estaba lloviendo, Luca tenía sólo unos meses y estaba en la grada del Sánchez-Pizjuán. Marqué. Me volví loco. Y Luca ya no vio más…
—¿Cuándo vendrá a Sevilla?
—El próximo año. Es que tuvimos otro bebé, a Bruno, sólo tiene cinco meses y es muy chiquito para viajar. Pero el próximo año voy seguro. ¡Ah! También nómbrame a la niña, a Lucía. Ella tiene cinco años.
—¿Qué le dan los niños?
—La vida.
—¿La que le quitó su rodilla?
—¡Uff! La gente no lo sabrá, pero después de salir del Sevilla me operaron dos veces más. Ya llevo seis operaciones, una barbaridad.
—¿Qué le sucedió?
—Estaba en la playa y se me volvió a girar. Hay cosas que nunca se supieron porque tampoco hacía falta. Mire, yo estuve durante meses y meses haciendo en el Sevilla de mil a dos mil cuádriceps al día. Para recuperarme hubiera hecho cualquier cosa. La rodilla ya no me deja ni correr. Se me hincha. Me operaron. Pero salió mal. Y a la siguiente me sacaron una especie de piedra, era por la calcificación. De casi dos centímetros. ¡Ahora mismo la estoy viendo!
—¿Cómo?
—Es que la guardé y la metí en un tarro con formol. Algunos amigos me decían que cómo me pudieron operar la primera vez y no ver esa piedra. Ahora en serio. Estoy pensando que voy a tirar la piedrita. Creo que ya no quiero verla más. No quiero acordarme más.
—Dígame de algo que se quiera acordar.
—¿Vale el jamón serrano?
—Claro, claro.
—Es que aquí no hay como el de Sevilla, de esas lonchas finitas…
—¿Le mando?
—Si puede, estaría bien (se ríe).
—A ver qué podemos hacer…
—Eso.
—Dígame, ¿qué hay de Andalucía en Uruguay?
—Pues mire. El otro día fui a ver un concierto de uno de los más grandes, de «El Cigala». Cantó tangos con toque de flamenco. Me emocionó. Estuvo impresionante.
Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Ver lo que están haciendo tantos voluntarios en Mazagón te hace pensar que no todo está perdido. Ayudar nos une y nos hace más grandes - 19 horas ago