Cruz defiende la actuación policial y habla de pelea entre ultras

El viaje a Rotterdam sigue dando que hablar. Los 110 sevillistas retenidos por la policía holandesa viajan hacia Sevilla en diferentes vuelos y llegarán a la capital hispalense a lo largo del día, pero el tema sigue sin aclararse. Los aficionados sevillistas denunciaron ayer un maltrato por parte de las autoridades holandesas mientras fueron retenidos y no pudieron acudir al partido entre el Sevilla y Feyenoord. A la conclusión del mismo se dirigieron hasta la comisaría José Castro y José María del Nido Carrasco para intentar agilizar los trámites para que todos los sevillistas pudieron volver a casa, y así fue, pero estos seguidores no se sintieron respaldados por el club en ningún momento del viaje. El presidente pidió perdón si alguien se había sentido desprotegido, pero hoy José María Cruz ha ido más allá en un acto de la Liga de Fútbol Profesional. El director general del Sevilla ha explicado la situación, defendiendo la actuación policial, ya que ha asegurado que había un aviso de una pelea entre ultras de varios países: "La policía holandesa detectó un grave problema ultra y actuó así. Estaba prevista una pelea entre los ultras del Sevilla y del Feyenoord, a la que se podían unir otros radicales de Dinamarca o Polonia".   Asimismo, Cruz insistió en explicar que "las autoridades europeas no actúan por capricho, es arriesgado hablar de maltrato de forma precipitada. Los ultras del Feyenoord son de los más peligrosos del mundo y había indicios de una posible pelea con ultras de varias nacionalidades. Según la policía holandesa los ultras sevillistas podían ir acompañados de otros de Polonia o Dinamarca".

Redacción | 28/11/2014

 Arriba  Volver


Navegar por la versión normal