Paco Buyo: «Aunque quedaba libre, Mendoza le dio 80 millones al Sevilla»

Por  9:01 h.

Antes de que llenara las portadas de los periódicos defendiendo los colores del Real Madrid, Paco Buyo se empapó de fútbol en el Sevilla. Fue de 1980 a 1986, el tiempo en el que el de Betanzos aprendió a querer a su primer equipo blanco.

—Se lo digo de verdad, me hubiera encantado que la Liga la ganara el Sevilla. Voy a una peña en Madrid cada año, se llama Santa Justa, y da gusto ver a sus aficionados, la forma en la que han disfrutado estos dos últimos años. Y, bueno, ahora sé que están teniendo problemas con el precio de los abonos, pero habría que pensar que para dar el salto definitivo, para colocarse en el mismo lugar que el Real Madrid y Barcelona, hay que tomar medidas de este tipo.

—¿Cómo llegó usted al Sevilla?

—Lo recuerdo con mucho cariño porque fue muy especial. Eugenio Montes Cabeza, cuando estaba con la selección olímpica, siempre venía y me decía: «Buyito, te voy a fichar para mi equipo». Un tiempo después, cuando yo estaba a punto de ser traspasado al Atlético de Madrid, le dije: «Don Eugenio, si no me ficha esta semana, me da a mí que no va a poder hacerlo nunca…». Dicho y hecho. A la semana siguiente ya era sevillista.

—Y en la segunda jornada, ya era titular.

—Estaba Superpaco, qué porterazo, de los mejores que he visto, qué seguridad tenía; en lugar de enfadarse porque le había quitado el puesto, me empezó a ayudar. Hacía incluso de entrenador de portero conmigo, me enseñó mucho.

—Luego usted hizo de asesor de Pablo Blanco.

—Jajaja, eso fue una vez. Una buena anécdota ésa, sí. Recuerdo que Pablo, cuando se retiró, se hizo con el cargo de secretario técnico, y le ayudé una vez… Nos hacía falta un delantero y Pablo estaba preocupado porque sabía que le iba a costar mucho encontrarlo. Así que le ayudé, para ver si encontrábamos algo mejor fuera de España, un jugador que no fuera muy conocido. Llamé a Teo Custers, ¿recuerda, un portero de Bélgica? Me dijo, mira, ficha a un tal Elkjaer Larsen, que por 25 millones de pesetas te lo llevas. Se lo dijimos al que era vicepresidente entonces en el Sevilla, ¿cómo se llamaba, el que era ganadero…? Sí, Gabriel Rojas, y nos dijo que no, que era caro, que no podíamos. Luego, después del Europeo que se jugó en Francia, Larssen se fue al Verona por 500 millones de pesetas, sólo un mes más tarde. Era para tirarse de los pelos. Yo tendría 24 años, y lo que quería era ayudar a Pablo, que es como un hermano para mí.

—¿Y cuánto le costó usted al Sevilla?

—Lo mismo que Larssen, 25 millones de pesetas

—¿Y al Real Madrid?

—Quedaba libre, pero Mendoza me dijo luego que le dio 80 millones de pesetas al Sevilla. Me pareció estupendo.

—Cuénteme otra anécdota.

—En el Ural, con Augusto César Lendoiro como presidente, me pasó una cosa muy curiosa. Tenía 14 años, recuerdo. Acabé en la misma temporada como el portero menos goleado y como máximo goleador. Jugaba mitad de partido como guardameta y la otra como delantero.

—¿Alguna más?

—Los jerséis que me ponía para jugar con el Sevilla los hacía la que era mi novia; el club me dejaba y luego se pusieron de moda. Me hacía tres o cuatro por temporadas.

—¿Con qué presidente se queda de los que ha tenido?

—De presidentes, además de Eugenio Montes Cabeza, creo que Del Nido es el mejor que hay en la historia del Sevilla; bueno, también está Sánchez-Pizjuán, pero yo no lo conocí. Y en el Madrid, Ramón Mendoza. Era un tipo muy simpático, inteligente.

—Su pena habrá sido no ser más veces internacional, ¿no?

—Lo que pasa es que por la decisión caprichosa de un entrenador, que era Clemente, de llevar a mi suplente, ojo, que no tengo nada contra Cañizares, pues me quedé fuera…. Es como si en vez de ir Palop a la selección, Luis Aragonés convoca a Cobeño, al que también considero un buen portero pero es suplente de Palop.

—¿Cuándo volverá a Sevilla?

—Como muy tarde la próxima temporada, en un partido de la Champions. Ojo con el Sevilla, que seguro que estará luchando por la Liga hasta el final y no me extrañaría que hiciera algo importante en la Champions.

{moscomment}

Redacción

Redacción