2-0: El que perdona lo paga

Por  21:17 h.

Sevilla FC: D'Alessandro celebra su golEl Sevilla ha perdido su cuarto partido consecutivo después de haber ofrecido una imagen muy superior a su rival de esta noche, un Real Zaragoza que debe estar frotándose los ojos de llevarse los tres puntos ante un conjunto nervionense que ha dispuesto de siete ocasiones claras de gol. Sin embargo, los goles son los que mandan y en este apartado sólo estuvo acertado el equipo maño, que por medio de D’Alessandro de falta –el balón entra por el poste que debía cubrir Palop—y Sergio García –muy buen gol de vaselina—derrotaba a los sevillistas, que si por juego no han merecido perder, su inoperancia en ataque les ha condenado a la derrota.

Los hombres de Juande Ramos aparecían en La Romareda con una actitud de contragolpe y un control del juego que sí recordaban al equipo que maravilló a comienzos de temporada. Así, en la primera mitad Konñe, Luis Fabiano, Navas y Adriano dispusieron de varias ocasiones claras para adelantar al Sevilla, y sin embargo unas veces el acierto del portero rival y otras los propios fallos de los sevillistas impidieron irse al descanso con ventaja en el marcador.

La segunda mitad comenzaba con un jugadón espectacular de Arouna Koné, que se iba de cuatro contrarios, regateaba al portero y, con un solo defensor, bajo palos, enviaba el balón fuera. Muchas eran ya las ocasiones que había fallado el conjunto nervionense, y el tópico de los más pesimistas dice que el que perdona termina pagándolo. Una afirmación que se confirmaría minutos después, con la primera ocasión zaragocista en todo el partido.

De esta forma, en un saque de una falta muy discutible sobre Aimar, D’Alessandro batía por el poste de Palop al meta valenciano desde más de 35 metros. Ahí comenzaron las prisas, los centros largos al área en lugar del balón jugado como hasta ese momento… y los cambios del técnico sevillista. El entrenador manchego, presumiblemente para darle más mordiente en ataque a su equipo, retiró del campo a dos de los hombres más activos y que mejor estaban actuando, Koné y Navas, para dar entrada a Kanouté y Poulsen. Mientras tanto, un desacertado Luis Fabiano se mantenía en el campo los 90 minutos y Martí terminaba actuando de interior derecho.

El buen juego del Sevilla se fue diluyendo poco a poco, el dominio desapareció, y cuando ya sólo se podía aspirar a empatar el marcador por falta de tiempo Sergio García cerraba el marcador anotando de bonita vaselina el segundo tanto maño. Una lección de efectividad, otra más, ya que a las tres ocasiones y tres goles del Español del martes se unen las dos de hoy.

{moscomment}

Redacción

Redacción