2-0: No siempre se puede ganar

Por  23:18 h.

ImageEl Sevilla cayó 2-0 en Valencia ante el conjunto local en un partido en el que los de Juande Ramos empezaron muy bien, tocando el balón y con ocasiones, pero que se fueron diluyendo con el paso de los minutos. El partido era sevillista cuando apareció Villa, el mejor delantero español, para batir a Cobeño en lo que era el primer gol que encaja en Primera. El juego se fue adormeciendo y en la siguiente llegada del Valencia -ya en la segunda parte- Hinkel derribaba a Villa dentro del área, con lo que se ganaba la expulsión, mientras el asturiano se encargaba del resto. A partir de entonces las ocasiones prácticamente desaparecieron, con lo que se empezaron a reservar jugadores para futuros envites, el primero este jueves en Riazor.

El Sevilla comparecía en Mestalla con muchas bajas en su columna vertebral, unas por lesión y otras para aliviar algo el cansancio de los jugadores. En éstas entró en el ‘once’ Hinkel, que le cedió a Villa todo su costado en la jugada del primer gol y arrolló al delantero en el penalti para ser expulsado. 2-0 en las dos únicas llegadas del Valencia hasta el momento a la hora de juego.

Antes el Sevilla había dispuesto de varias jugadas de peligro, como un envío de Alves a Luis Fabiano que el delantero controló pero fue empujado por Miguel sin que el árbitro pitase nada a favor. Sin embargo, a los pocos minutos de nuevo Miguel hacía falya en el área –esta vez a Navas- señalando Clos Gómez pena máxima para los sevillistas, algo que el italiano Enzo Maresca no aprovechó al detener el lanzamiento Cañizares chocando el rechace posteriormente en el poste.

El Sevilla se iba diluyendo poco a poco, y si bien había comenzado el partido bien plantado y con la dupla de mediocentros Renato-Maresca como dueños de esa zona, el gol de Villa, las prisas por remontar o el cansancio acumulado –o todo a la vez- hicieron que este equipo fuera una sombra de lo que habitualmente es.

Al final el Sevilla pudo mantenerle ganado el goal-average a los valencianistas de cara al final de temporada, pero se complica su segunda plaza al tener tanto a Real Madrid como al propio Valencia acechando a dos puntos, mientras que el Barcelona se escapa a cuatro puntos. Tal vez la pelea en Liga ya esté en lograr esa segunda plaza que da derecho a jugar Champions sin disputar ronda previa, pero por lo pronto ya hay en el horizonte un nuevo partido, en una nueva competición, que debe hacer que los jugadores vuelvan a ser ese gran Sevilla que este año está firmando la mejor temporada de su historia.

{moscomment}

Redacción

Redacción