2-2: A semifinales con más apuros de los necesarios

Por  22:57 h.

ImageEl mejor Sevilla de la Historia repite clasificación para las semifinales de la Copa de la UEFA. En una magnífica primera parte los de Juande Ramos controlaron el partido y se pusieron en seguida, ya en el minuto 7, con 0-2 merced a un gol en propia meta de Malbranque a cabezazo de Poulsen y otro magnífico de Kanouté. Sin embargo, el descanso debió sentarle mal a los nervionenses, que perdieron el gusto por el balón y se vieron sorprendidos por el Tottenham, que recortó distancias por medio de Defoe y Lennon. Al final el Sevilla mantuvo ese resultado, válido para que este equipo siga haciendo historia en Europa.

El conjunto entrenado por Juande Ramos -inmejorable cartel que tiene ya el manchego en tierras británicas- saltó al campo disfrazado de Tottenham en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Eléctrico, descarado y marcando nada más comenzar el partido en una acción algo afortunada gracias a un estrambótico despeje de Malbranque, quien más tarde complicaría el partido de los zagueros.

No habían terminado de celebrar el gol los más de mil sevillistas que viajaron hasta Londres cuando Kanouté, en una buena jugada de Alves, disparó un metro fuera tal vez por precipitación, lo que le faltó -por fortuna para los aficionados al fútbol- a la hora de driblar magistralmente a Robinson. 0-2, y el Sevilla que certificaba su pase a semifinales por segundo año consecutivo.

La primera parte continuó con la misma tónica, con Kerzhakov y Adriano que pudieron ampliar la ventaja, pero tal vez la relajación fruto del marcador les hizo no forzar y culminar las ocasiones.

Sin embargo, a la vuelta de los vestuarios, el Sevilla volvió a mostrar esa cara que parece condenar a sus aficionados a no vivir ningún partido sin sobresaltos. Desde que el balón se puso en movimiento, los ‘spurs’ recuperaron su buen juego, todo lo contrario que los sevillistas, que veía cómo el rival movía la pelota a su antojo.

De ese dominio inglés se sucedieron las ocasiones londinenses, que en el minuto 66 veía recompensado su esfuerzo en el primer balón que tocaba -de tacón- el rapidísimo Defoe, para, a la siguiente jugada, empatar el partido por mediación de Lennon.

De ahí al final continuos sustos en el área sevillista y alguna escaramuza sevillista en ataque, que jugaba con el tiempo a favor. Por fin el partido -y el suplicio para los sevillistas- terminó, y el Sevilla FC volvía a plantarse en una semifinal europea. Ahora el último escollo hasta la final de Glasgow será el Osasuna, otrora ‘bestia negra’ de los sevillistas, en lo que será una eliminatoria muy disputada. A Pamplona hemos de ir.

{moscomment}

Redacción

Redacción