4-1: Goleada tras la conmoción

Por  0:00 h.

ImageEl Sevilla goleó al Getafe por cuatro goles en una gran segunda parte en la que remontaron el marcador beneficiándose de la doble expulsión que sufrieron las filas getafenses en la primera parte. Navas, Luis Fabiano, Kanouté y Kerzhakov le dieron la vuelta al marcador tars el tanto inicial de Pablo Hernández. Hasta ahí lo deportivo. En lo personal y humano, la atención está en la evolución de Antonio Puerta, que sufrió un desvanecimiento –hay quien habla de parada cardiorrespiratoria, hasta confirmación oficial no saldremos de dudas– y tuvo que ser sustituido por el portugués Sergio Paulo Barbosa, ‘Duda’, quien con tres asistencias de gol fue decisívo para la remontada.

Gran segunda parte del Sevilla, que sin embargo comenzó con juego pésimo, con continuas imprecisiones en el pase que provocaban el desconcierto en el juego sevillista, y se veía incapaz de crearle peligro a un Getafe muy bien plantado en el campo y que se adelantaba en la primera jugada de ataque. Golazo de falta de Pablo Hernández, que se la puso imposible a Palop.

A partir de ahí lo primero reseñable y que aún mantiene en vilo a toda la parroquia sevillista fue el desvanecimiento que sufrió Antonio Puerta, quien sobre el césped era atendido por sus propios compañeros y, una vez sustiuido, volvía a perder el conocimiento en el vestuario. El jugador nervionense era sustituido por Duda, quien nada más entrar botaba la falta en la que había sido expulsado Sousa por doble amarilla, y al que poco después se le uniría Cortés por una fuerte entrara sobre Capel. Pese a todo, el resultado al descanso era de 0-1 y con el Sevilla sin mostrar visos de mejoría.

La segunda parte fue un monólogo sevillista, con un rival en frente a merced de que el tiempo pasara volando. Ya en la primera jugada Navas aprovechaba un pase medido de Duda desde la izquierda para batir de cabeza a Abbodanzieri estableciendo las tablas en el marcador. Después pondría en ventaja a los de Nervión Luis Fabiano, y más tarde Kanouté y Kerzhakov sellarían el triunfo sevillista. Una victoria, eso sí, empañada por la conmoción sufrida por ver a un compañero desplomado en el césped.

{moscomment}

Redacción

Redacción