4-2: Goleada para salir del bache

Por  21:57 h.

Sevilla FC: Los jugadores sevillistas se abrazan tras el primer golEl Sevilla se ha impuesto de forma clara al conjunto checo del Slavia de Praga con doblete de Luis Fabiano –el primero al alimón con Kanouté—y uno de Escudé y Koné, que prácticamente marcaba en el primer balón que tocaba, mientras que por parte visitante marcaban Pudil –lograba un momentáneo empate en la primera llegada—y Kalivoda, éste último ya sobre la bocina. Muy buen partido de los hombres de Juande Ramos, sobre todo en la primera mitad, en un encuentro en el que han ofrecido todo un recital de fútbol de ataque para alejar así los fantasmas de las últimas cuatro derrotas.

El conjunto nervionense salía muy fuerte desde el primer momento, y no habían pasado ni cinco minutos y ya habían contado con dos ocasiones de gol por medio de Luis Fabiano y Feita, éste de fuerte disparo desde fuera del área. Sólo era un aviso de lo que se avecinaba cuando Navas se la ponía en carrera a Kanouté, éste driblaba algo escorado al meta Vaniak y disparaba a puerta y Luis Fabiano, bajo palos, remachaba a gol.

El recital continuaba, pero como una maldición que persigue a este equipo, en la primera ocasión del rival volvían a batir al portero Andrés Palop. Así, una jugada por banda derecha acababa con un centro a la media luna del área donde Pudil, de muy buen disparo, batía al valenciano por la escuadra.

Sevilla FC: El goleador Luis Fabiano, muy activo durante el partidoSin embargo, el empate no amilanó a los sevillistas, que continuaban con su ritmo frenético de una ocasión detrás de otra, y Luis Fabiano batía por segunda vez a Vaniak tras una gran jugada en la que Kanouté lo dejó solo ante el meta checo de espléndido taconazo.

Ya en la segunda mitad el equipo adiestrado por Juande Ramos bajó el pistón, lo que aprovechó el Slavia para inquietar a Palop más de lo acostumbrado hasta ese momento. No obstante las ocasiones claras las seguían teniendo los locales, de forma que el tercero llegaba de la mano de Escudé por medio de una jugada de córner, en la que Keita –partidazo del malí, con gran despliegue físico incluido—cabeceó al área pequeña y el galo se adelantaba al meta visitante.

Con los minutos llegó el carrusel de cambios y entró el marfileño Arouna Koné sustituyendo al goleador Luis Fabiano. Una virtud a la que no parece ajeno el ex del PSV, quien prácticamente en el primer balón que tocaba –buen pase al hueco de Kanouté—se la ponía imposible a Vaniak. De ahí al final control del balón y despiste final, con sucesión de ocasiones checas hasta que Kalivoda anotaba el segundo de su equipo tras una jugada en la que un compañero suyo se la llevó claramente con la mano. De todos modos ya estaba todo el pescado vendido, con un festival atacante de los sevillistas que volvieron a recordar a aquel equipazo que, en quince meses, ganó todo lo que pudo y le dejaron.

{moscomment}

Redacción

Redacción