A jugar como los jueves

Por  12:13 h.

Qué duda cabe de que es difícil cambiar el chip. Menos de 72 horas después, y con las alabanzas de todos los medios de comunicación resonando en sus oídos, el equipo de Juande Ramos vuelve a tener un match point decisivo para que la segunda plaza siga vistiendo de rojo y blanco pese al acoso merengue.

No obstante, el calendario obliga, y muy probablemente algunos de los héroes de Riazor que acabaron con 54 años sin vencer en ese escenario ocupen plaza en el banquillo. Javi Navarro y Martí –espectacular despliegue físico del balear el jueves- ni siquiera van citados, amén de un Adriano al que su rodilla ha aconsejado parar. Además, y siguiendo la tónica de los últimos encuentros ligueros, es posible que el máximo realizador de Nervión también espere una oportunidad como suplente.

En frente se encontrarán a un Athlétic Club de Bilbao en puestos de peligro, aunque tras las últimas victorias en casa –con polémica por los comentarios de Mejuto González y Villar, ex jugador bilbaíno- se aleja un poco de los puestos de descenso. Su técnico, Mané, sopesa colocar cinco defensas ante el segundo ataque más anotador de la Liga para amarrar el empate, teniendo en un siempre peligroso Urzaiz sus esperanzas de rascar algo en ataque.

Con todo, el Sevilla buscará con arbitraje de Ayza Gámez –el valiente colegiado del Atlético de Madrid-Sevilla de la temporada pasada- otros tres puntos que acerquen un poco más la clasificación para la Champions, aunque con un ojo puesto en el partido del jueves de semifinales de Copa de la UEFA. Tal vez no sea el mejor momento para este partido en el que el contrario se va a encerrar, pero todo dependerá de si el Sevilla que salte al campo es el de los jueves –que en 15 minutos ya ha puesto tierra de por medio- o el de los domingos –ni un solo gol en los últimos tres partidos-, el de la Liga, el que lleva toda la temporada tuteando al Barcelona y con el Real Madrid por detrás. Depende de él.

Redacción

Redacción