Aguantó el empuje y noqueó en tres golpes

Por  18:40 h.

Victoria solvente e inteligente del Sevilla FC esta tarde en Málaga, al que supo golear a domicilio con paciencia para sellar su pase a cuartos de final de la Copa del Rey. Los de Gregorio Manzano aguantaron el empuje local durante la primera parte para después noquear a su rival con tres goles, obra de Romaric, Perotti y Luis Fabiano. El equipo de Nervión encadena su tercera victoria consecutiva, posible germen de la resurrección sevillista.

Málaga CF 0 Sevilla FC 3
0 – Málaga CF
Asenjo; Gaspar, Demichelis, Welligton, Mtiliga (Portillo, min. 55); Eliseu, Camacho, Apoño (Maresca, min. 45), Duda; Baha (Seba Fernández, min. 55) y Rondón.
3 – Sevilla FC
Palop; Cáceres, Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas (Alfaro, min. 67), Romaric (Cigarini, min. 77), Zokora, Capel (Perotti, min. 57); Renato y Luis Fabiano.
Goles
0-1, min. 50, Romaric; 0-2, min. 64, Perotti; 0-3, min. 89, Luis Fabiano.
Árbitro
Iglesias Villanueva (C. gallego) amonestó a Gaspar, Eliseu y Demichelis por el Málaga; y a Fernando Navarro, por el Sevilla FC. Expulsó con doble amarilla a Welligton.
Incidencias
Unos 20.000 espectadores en La Rosaleda. Tarde despejada y terreno de juego en buenas condiciones. Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey..

Desde el arranque del encuentro se vio claramente las intenciones de ambos equipos. El Málaga, con mucha intensidad y poca calidad empujaba futbolísticamente al Sevilla a su terreno de juego y dispuso de las ocasiones más claras de toda la primera mitad. Sin embargo, el equipo de Manzano, sabedor de su ventaja, aguantaba bien y se defendía sin pasar demasiados apuros. Camacho, Duda y Demichelis tuvieron las primeras ocasiones del encuentro, pero el poco acierto y las paradas de Palop evitaron cualquier susto.

No obstante, el conjunto de Gregorio Manzano estaba con una actitud excesivamente conservadora, demasiado espectador del encuentro. De hecho, hubo que esperar al minuto 36 de encuentro para ver la primera ocasión sevillista, en un disparo de Luis Fabiano que se estrelló en el lateral de la red. A diferencia del pasado encuentro ante Osasuna, se echaba de menos algo más de aportación de los estiletes sevillistas Diego Capel y, sobre todo, Jesús Navas. En los últimos minutos, Eliseu tuvo otra ocasión clara, mostrando la necesidad de adelantar un poco las líneas si no quería sufrir en exceso en la segunda parte.

Sentencia en tan sólo cinco minutos

Y a los cinco minutos de la reanudación llegó el zarpazo a la eliminatoria por parte del Sevilla. Romaric lanza una falta desde 30 metros que se cuela como un misil por la escuadra tras rozar en Baha. La eliminatoria había quedado sentenciada y el plan defensivo sevillista había surtido efecto tal y como habría pensado seguro Manzano. El tanto iba a ser un jarro de agua fría para el equipo malagueño, y un caparazón anímico para los de Nervión, que únicamente debían gestionar bien el resto de los minutos.

Tal y como decíamos, solo restaba gestionar perfectamente el partido, y jugar con la ansiedad por recortar distancias en la eliminatoria de los locales. Y bien que lo gestionaron. Una internada de Jesús Navas por banda, aprovechando un fuera de juego mal tirado por la defensa malagueña, terminaba en un pase de la muerte Perotti, que finiquitaba cualquier opción de resurrección de los blanquiazules. Sólo quedaba dar descanso a los futbolistas más agotados y esperar al pitido final.

Con un Málaga desquiciado, Jesús Navas tuvo que retirarse del campo por una dura entrada de Gaspar, y Wellington fue expulsado por doble amarilla. Alfaro tuvo que sustituir al palaciego y Cigarini tuvo diez minutos intrascendentes. En el último minuto del encuentro, Luis Fabiano completó la goleada con un magnífico saque de falta directa que se coló por la escuadra de Asenjo. Gran resultado en lo anímico para afrontar una posible resurrección liguera si se vence también en Anoeta.