Antonio Álvarez, durante su discurso
Antonio Álvarez, durante su discurso en el Dorsal de Leyenda

Álvarez: “Cuando Caparrós entró en el vestuario les dijo a los jugadores que contaba con todos”

"Ahora parece fácil, pero si tú mirabas los cuatro partidos que nos quedaban…"

Por  14:03 h.

El objetivo de urgencia de meter al equipo entre los siete primeros clasificados se ha conseguido con un cuerpo técnico de la casa encabezado por Joaquín Caparrós. Figura importante en el mismo ha sido Antonio Álvarez, que se ha desempeñado y se desempeña hasta el próximo sábado, día en que se cierra el curso con la visita del Alavés, como segundo entrenador del utrerano. En declaraciones a SFC Radio, Álvarez asegura sentirse “muy orgulloso”, porque “era un momento complicado para la entidad. Quedaban cuatro partidos, la inercia no era la que deseábamos y hubiéramos firmado estar un año más en Europa. Y bueno, por cómo se ha conseguido, tremendamente orgulloso y muy agradecido por el cariño de la gente… Somos sevillistas, sevillistas de muchos años, no era un compromiso tomar las riendas del equipo, sino un orgullo”, ha explicado.

Álvarez, director de la Escuela de Fútbol Antonio Puerta, afirmó en este sentido que “ahora parece fácil, pero si tú mirabas los cuatro partidos que nos quedaban… la Real Sociedad, que lo teníamos ahí detrás con una línea ascendente, después el Madrid, que siempre es complicado, y después el eterno rival, el Real Betis, con una línea muy buena en liga. Hemos conseguido que el equipo diese un giro de timón, que creyese en nosotros, hemos cambiado la dinámica, para que la gente trabaje y se divierta, y luego han llegado los resultados… Todos hubiéramos firmado cuando cogimos al equipo que el último partido sobrara”. Para Antonio Álvarez, “el problema era nuestro. Cuando llegas al vestuario, ves a un equipo cargado de responsabilidad, no vayamos a pensar que a los jugadores les da igual una clasificación u otra… Les dijimos que confiábamos plenamente en ellos, que había una plantilla muy buena y que lo único que tenían que hacer era soltar ese exceso de responsabilidad que tenían los jugadores”.

En cuanto a la clave para cambiar la dinámica, el técnico considera que “el botón ha podido ser la llegada de Joaquín (Caparrós), que cuando entró al vestuario dijo que contaba con todos. Cuando quedan cuatro partidos se piensa que no va a haber muchas rotaciones porque queda muy poco tiempo para ello, pero se ha demostrado. Con la Real Sociedad jugó un equipo, contra el Madrid prácticamente u equipo diferente y el día del Betis jugaron otra vez los que tienen que jugar… Esas palabras de Joaquín se han demostrado sobre el terreno… El futbolista cree mucho más en los hechos de un entrenador que en las palabras. Tú puedes decir que vas a hacer muchas cosas, pero luego tienes la tapadera de decir que quedan tres partidos… Y sin embargo no, y por lo tanto todos se han sentido partícipes, con unas ganas terribles de agradar y de hacer que el Sevilla esté en Europa”, dijo.

Finalmente, preguntado por el encuentro ante el Alavés que queda por disputar, Álvarez señaló que “el equipo esta enchufadísimo y se quiere despedir con una victoria y si es posible con buen juego y buenas sensaciones. Es importante que la afición se vaya con un buen sabor de boca, y vean que hay un buen equipo, que hay implicación de los jugadores. Hay momentos en los que se hace un poco más complicado por el estado anímico, jugadores que estaban inseguros ahora están deseando jugar del primero al último”, concluyó.